Psiquiatría con empatía
Ibone Olza
Psiquiatra perinatal
Ibone Olza

A tu ritmo

Feliz Navidad... ¡y feliz cumpleparto!

La Navidad es la celebración de algo precioso y que me encanta: la celebración por todo lo alto de un parto y un nacimiento respetados.

Feliz cumpleparto

Las activistas del parto y nacimiento respetado no lo podemos disimular: nos encanta la fiesta de Navidad. Más allá de nuestras creencias religiosas, siempre nos resulta bonito celebrar un parto y un nacimiento, lo que es exactamente la Navidad.

Nos fijamos en los belenes y en las tarjetas, siempre atentas a ver posibles imágenes de parto y lactancia que nos encantan o que criticamos rápidamente si nos parece que no son todo lo bonitas o respetuosas que nos gustaría ver.

Nos chiflan los partos y nos pasamos media vida celebrándolos: cuando cumplen años los hijos de nuestras amigas les felicitamos a ellas también deseándoles un muy feliz cumpleparto, y también lo hacemos con nuestras madres, tías, y abuelas.

"¡Feliz cumpleparto!" siempre dirigido a la madre del o la que cumple los años. Y, si podemos, ya de paso aprovechamos para recordarnos todos aquellos preciosos detalles:

- ¿Te acuerdas cuando nos avisaste de que ya estaba aquí? ¡Aquello sí que fue una fiesta parto!

- ¡Todavía recuerdo aquel olor tan especial de tu bebé!

- ¡Qué bonitos aquellos primeros días, como lo disfrutamos!

- ¡Cuéntanos otra vez la parte aquella en la que te acordaste de todas nosotras entre las contracciones!

Y un largo etc., que a veces incluye el bonito paseo que nos dimos por el monte meses después para enterrar la placenta o las anécdotas más deliciosas sobre la erótica del parto (aquí la reina es nuestra amiga que estando de parto miraba un libro de cocina italiana y los raviolis le parecían más excitantes que nunca) … Si, con razón muchas de nosotras nos consideramos “locas del parto”.

El obstetra francés Michel Odent le da mucha importancia a esta celebración de la Navidad. Según él explica, el hecho de sepamos tantos detalles del nacimiento de Jesús no es casual, anecdótico o irrelevante.

Para Odent el nacimiento de Jesús encierra muchas enseñanzas que siguen siendo de máxima actualidad más de dos mil años después. El Mesías, la persona que viene a traer un mensaje de profundo amor según la tradición cristiana, nace en un pesebre rodeado de mamíferos en medio de la noche.

Odent además rescata en su libro La Cientificación del Amor un relato extraído de un evangelio apócrifo, según el cual María parió sola, cuando José se había ido a buscar una partera. Al regresar con ella, encontró a María con el bebé en brazos que ya se había enganchado espontáneamente al pecho. Algo que en el mismo relato se califica de inédito para la época.

En cualquier caso, la idea de un parto glorioso en un pesebre rodeado de mamíferos (como mínimo un buey y una mula) refleja un profundo conocimiento de lo que necesitamos para parir bien: intimidad, que no nos molesten, y dejarnos llevar por nuestra parte más instintiva o mamífera. En un ambiente cálido y donde habitualmente debían parir otras mamíferas.

Dice Odent que al nacer lo que se juega es la capacidad de amar, y que nacer así, sin que nadie te moleste y llegando a los brazos de una madre amorosa, es el mejor inicio posible para desarrollarse y crecer rodeado de amor, siendo eso mismo lo que potencia el desarrollo de la empatía, la compasión y la inteligencia social al máximo.

El caso es que la Navidad como digo para muchas es la celebración de un parto respetado y un nacimiento amoroso. Algo que por desgracia no es todavía un derecho asegurado para todas las mujeres.

Muchas por el contrario sufrirán estos días presión y/o intervenciones innecesarias para que sus bebés no nazcan en plena celebración familiar, o para que nazcan en este año y no en el siguiente... El triste dato que acabamos de conocer gracias a una investigación de que en diciembre del año 2010 se programaron 2000 partos antes de fin de año para cobrar el cheque bebé ilustra hasta qué punto las navidades y el fin de año son momento de riesgo de violencia obstétrica.

Ahora ya no hay cheque bebé, pero, muchos partos se programarán antes de fin de año, “para ahorrar un año de guardería” o “para que vaya un año antes al colegio” o simplemente porque “así te aseguras de que te atiende el parto tu médico de confianza”. En pocos casos se informará con claridad de los riesgos que conlleva una inducción innecesaria para la madre o para el bebé que va a nacer.

Por eso quiero aprovechar desear un Feliz Parto y Nacimiento además de una Feliz Navidad a todas las mujeres que darán a luz en estas fechas y a los bebés que están porque llegar. Y las que dieron a luz en años anteriores, que tengáis un muy ¡feliz cumpleparto!

Etiquetas:  Crianza

suscribete Octubre 2017