Psiquiatría con empatía
Ibone Olza
Psiquiatra perinatal
Ibone Olza

Reparación colectiva

Reconciliarse con la Psiquiatría

La historia de la psiquiatría no está limpia de abusos. Para reconciliarnos con ella, debemos escuchar a las víctimas y aprender de ellas.

reconciliarse psiquiatria

Verdad y Reconciliación: dos palabras que fueron claves para reunificar Sudáfrica tras el apartheid y que desde entonces se han usado en otros procesos para sanar las heridas colectivas que deja la violencia.

La verdad pasa por dar voz a las víctimas, escuchar sus testimonios y validar su sufrimiento de forma pública, pero también por escuchar el testimonio de los agresores y su experiencia al haber ejercido esa violencia institucionalizada que violaba los derechos humanos más básicos.

Tras esa escucha mutua son las víctimas las que deciden si quieren y pueden perdonar a sus agresores y avanzar así hacia una reconciliación. El modelo se ha seguido en Rwanda tras el genocidio, en Chile tras la dictadura, en Perú tras la lucha armada interna, en Canadá para reconocer los abusos cometidos con las poblaciones indígenas etc.

Desde hace unos años un colectivo diverso reclama hacer lo mismo con la psiquiatría. Es decir, que se recoja y se escuche el testimonio de las personas que han sufrido graves abusos o privación de derechos humanos básicos por su condición de enfermos mentales: ingresos involuntarios, tratamientos forzosos, contenciones mecánicas, electroshocks, medicaciones injustificadas, etc…

Piden que sea la sociedad entera pero, sobre todo, los profesionales de la salud mental quienes escuchen, comprendan y asuman las dimensiones del daño causado, y que expresen si lo desean su propia vivencia como profesionales que en ocasiones se han sentido partícipes o cómplices del maltrato. Reclaman este proceso como algo imprescindible para que los abusos no se perpetúen: que se reconozcan, que se reparen, que haya una disculpa.

En algunos lugares de EEUU esta iniciativa ya ha tomado forma. Activistas como Cindy Fisher, madre de un “superviviente de la psiquiatría” han promovido encuentros entre usuarios “víctimas” de los servicios de salud mental y profesionales.

Estas reuniones para la Verdad y Reconciliación en psiquiatría y salud mental en se celebran con un formato de grupo circular a imitación de la rueda medicinal tradicional de los indios hopi y se suelen iniciar con una meditación colectiva. En el círculo interior se sitúan inicialmente las personas que desean relatar su recorrido como pacientes y los abusos que sufrieron, mientras los profesionales sentados en el círculo exterior escuchan esos testimonios “con el corazón abierto”.

Posteriormente los lugares se invierten y son los profesionales que lo deseen los que tienen la oportunidad de contar su vivencia dentro del sistema o su sentir al escuchar a los pacientes. De esta manera los usuarios también pueden ayudar a los profesionales a recorrer el camino hacia una atención a la salud mental que no vulnere los derechos humanos.

La activista británica y profesora Hellen Spandler reconoce la importancia de facilitar ese proceso colectivo de reparación, pero advierte también del riesgo que conlleva si no se nombra la necesidad de una mayor inversión pública en servicios de salud mental de calidad. No se trata pues de desmontar la psiquiatría sino de facilitar que avance para que siga aportando cuidados y tratamientos al sufrimiento psíquico individual, familiar y colectivo desde lugares dignos y respetuosos.

suscribete Octubre 2017