Crecer con los hijos
Carlos González
Pediatra y escritor
Carlos González
se pega cuadrado

Mi hijo se pega a mí cuando vuelvo de trabajar: ¿qué hago?

Mi hija tiene quince meses. Trabajo hasta las siete y la veo muy poco. Estoy preocupada porque cuando está conmigo le da por pegarse a mí y llorar, y si la riño alzando la voz suele llorar más todavía.

Para un niño pequeño, lo más importante en el mundo es su madre. Más importante que la comida y que el aire que respira. Y, al revés, tu hija es, sin duda, lo más importante para ti... Solo que tú tienes otras cosas: trabajo, amigos, familia, recuerdos, libros...

En cambio, tu hija no tiene nada más. No me extraña, por tanto, que si apenas te ve en todo el día, esté muy intranquila y quiera aprovechar el poco rato que está contigo para recuperar el tiempo perdido. Tampoco me extraña que quiera comerte a besos y que, si en este corto espacio de tiempo, tú la riñes, ella se desespere.

Carlos González, pediatra y escritor

Etiquetas:  Carlos González