Consultorio

Darse una segunda oportunidad

La vida solo ocurre una vez, y a veces las segundas oportunidades solo nos conducen a repetir los mismos errores. Si hay hijos, pueden sufrir el doble.

Fabiana Monteiro

separaciones

Tras tres años con mi pareja y haber tenido una hija, hemos decidido separarnos porque teníamos problemas serios de comunicación, infidelidad y sinceridad.

Por desgracia, hemos llegado ambos a recurrir a la violencia física; algo que, si bien yo lo admito sinceramente, ella sigue sin reconocer.

Han pasado cuatro meses y la extraño mucho, a pesar de lo ocurrido.

Aún siento algo por ella, pero ella dice que le he hecho mucho daño –y es verdad, pero ella a mí también– y que necesita tiempo para saber si quiere volver.

¿Nos ayudaría una terapia de pareja para solucionar nuestros problemas? ¿O debo asumir que lo nuestro se ha acabado?

Jordi, Barcelona

Estimado Jordi:

Como bien reconoces, tú y tu ex pareja habéis tenido serios problemas. Tenéis por delante un arduo trabajo de replanteamientos y de autocrítica antes de poder contestaros si queréis o no ser pareja de nuevo.

El hecho de que la añores no es razón suficiente para volver. A veces, lo que se echa de menos es lo conocido; incluso podemos extrañar una manera enfermiza de relacionarse, ya que puede que sea lo único que conocemos y el único terreno en que nos sentimos seguros.

Creemos que deberíais tomaros un tiempo para analizar los verdaderos motivos y sentimientos que os unen.

Una terapia de pareja puede ayudaros a aclarar estos puntos y a relacionaros de otro modo, algo que será necesario tanto si decidís volver a estar juntos como si no, pues juntos deberéis cooperar para criar a vuestra hija de un modo saludable.

Artículos relacionados

suscribete Octubre 2017