Work cuadrada

Una decisión vital

El peligro de aceptar trabajos poco adecuados

Demián Bucay

Me quedé sin trabajo hace un año. Desde entonces he ido teniendo alguna ocupación temporal, mal pagada y por debajo de mi preparación. La situación me afecta tanto que he decidido no aceptar ningún trabajo que no considere adecuado. Aunque mi pareja tiene un buen sueldo y no pasamos estrecheces, insiste en que no esté parada, que coja lo que sea porque quién sabe cuánto va a durar esta época. A mí me duele que no me apoye, porque ve que en esos casos me siento poco valorada y eso afecta a mi autoestima. Pero igual estoy equivocada.

Está claro que no debes dejar de buscar un trabajo más acorde a lo que esperas tanto económicamente como en el sentido de que se adecue más a tu preparación. Sin embargo, eso no implica necesariamente no aceptar algún trabajo temporal. Sin duda, es una decisión personal, pero lo que nos parece importante es tener claro cuáles son las razones para tomarla en uno y otro sentido. Si tú consideras que no deseas aceptar otro trabajo o que eso no es lo mejor para ti, entonces debes sostener esta decisión y hablar todas las veces que sean necesarias con tu pareja para que comprenda las razones que te llevan a actuar como lo haces. Pero tu pregunta deja entrever que una de las razones que te han movido a tu decisión es, de algún modo, proteger tu autoestima.

Y esa quizá no sea una buena razón, porque el hecho de que, en un contexto de crisis profunda y generalizada, no puedas conseguir un trabajo que satisfaga tus expectativas no debería ser tomado como un indicador de tu valía ni de tu capacidad. Si este fuera el caso, te convendría realizar un trabajo personal para poder sostener una buena autoestima y una buena opinión de ti misma más allá de la ocupación que estés desempeñando; sería importante comprender que, en ocasiones, un entorno hostil hace que los resultados que obtenemos no sean los que desearíamos, pero ellos no deben ser la medida de nuestro valor ni de nuestro amor por nosotros mismos.

Etiquetas:  Demián Bucay