Psicología positiva
Demián Bucay
Médico y terapeuta gestáltico
Demián Bucay
entrevista trabajo cuadrado

Desarrollo personal

Cómo afrontar una entrevista de trabajo sin miedo

Se me hace cuesta arriba enfrentarme a las entrevistas de trabajo. Aunque mi currículum es bueno, temo parecer tonta porque me pongo a temblar y hablo con muy poca seguridad. Sé que la primera impresión tiene mucho valor y me temo que yo necesito un tiempo para que me conozcan. ¿Qué me podéis aconsejar?

En todas las situaciones de ansiedad anticipatoria, el intento de evitar la situación temida no hace más que engrandecerla ante nuestros ojos y, en consecuencia, alimenta el miedo y la propia ansiedad que produce ese pensamiento. Nos parece una buena idea que, en lugar de forzarte para que aquel frente a quien estás no piense que eres tonta, hagas el ejercicio de preguntarte: “¿Y qué sucede si piensa que soy tonta?”. Una vez que hayas encontrado algunas respuestas, intenta pensar cómo responderías en cada caso. Porque lo que puede darte cierta calma no es tener la seguridad de que conseguirás dar la impresión de alguien segura y capaz (¿quién podría asegurártelo? Seguramente nadie), sino saber que, si no lo consigues, puedes lidiar con ello.

Por eso, una buena estrategia suele ser no intentar disimular, porque eso aumentaría la tensión interna y alimentaría el feedback ansioso y estresante. En cambio, puedes comenzar con una especie de amortiguador: “Suelo ponerme nerviosa en una primera entrevista” o “Estoy un poco tensa porque este puesto es muy importante para mí”, algo que te ayude a sentirte bien y despojarte de la necesidad de ofrecer una imagen "perfecta". De este modo, la tensión puede disminuir y es posible que eso te permita desenvolverte mejor. Muchas veces, ante quien usa esta técnica, el entrevistador acaba diciendo: “Pues yo no te he visto muy nerviosa”. Es probable que el entrevistador empatice más contigo si percibe que eres honesta con tus propias emociones.

Etiquetas:  Demián Bucay

Artículos relacionados