Psicología positiva
Demián Bucay
Médico y terapeuta gestáltico
Demián Bucay
dificultades cuadrada

Convivencia difícil

¿Debería echar a mi compañera de piso?

Tengo 22 años y comparto piso con dos amigas. Dos estudiamos y una trabaja. Quedamos en que podíamos traer a otra gente a casa, siempre que no molestáramos a las demás. Lo que ocurre es que ella llega tarde, a veces con compañía, y no tiene en cuenta si nosotras tenemos que madrugar o estamos de exámenes. El piso es de un familiar mío y creo que al final tendré que decirle que se vaya, pero no sé cómo planteárselo.

Hay ocasiones en las que un acuerdo no puede seguir sosteniéndose sin que las partes se sientan exigidas o incómodas. Lo que funcionó en su momento puede no hacerlo más adelante porque las condiciones y la situación de cada uno de los involucrados han cambiado. Es posible que ya no podáis seguir conviviendo. Y esto no se debe a que la amistad se haya deteriorado, sino que, precisamente, para que esa amistad no se eche a perder es necesario que dejéis de vivir juntas. De lo contrario, se generarán rencores que irán contaminando el vínculo. Puedes explicarle esto: que justamente porque quieres seguir siendo su amiga le pides que se mude.

Tenemos un café pendiente...

Ferran Ramon-Cortés

Tenemos un café pendiente...

No nos parece aconsejable darle un ultimátum; ella tiene todo el derecho de volver acompañada a la hora que quiera y vosotras el de acostaros temprano o estudiar. No hay por qué ofenderse: la única conclusión a la que hay que llegar es que, dados estos dos deseos contrapuestos, no podéis seguir viviendo juntas. Si se lo expresas con amor y cariño, es probable que ella también pueda comprenderlo.

Demián Bucay, médico y terapeuta gestáltico

Etiquetas:  Demián Bucay

Artículos relacionados

suscribete Octubre 2017