Psicología positiva
Demián Bucay
Médico y terapeuta gestáltico
Demián Bucay
discutir cuadrada

Me corto (no digo lo que pienso) porque odio discutir

Me resulta difícil actuar con naturalidad con los demás. Es como si adecuara mis actos y mis palabras a la situación, al contexto o a lo que espera la mayoría. Soy la mediana de tres hermanos y creo que ya desde muy pequeña intenté pasar desapercibida: me ponían muy nerviosa las discusiones entre mis hermanas y mis padres. A veces creo que nadie sabe cómo soy en realidad por culpa de esta tendencia a no querer molestar a nadie.

Es probable que, como supones, en el intento de pasar desapercibida para evitar conflictos hayas silenciado un poco tu personalidad y te hayas vuelto demasiado adaptable. Lo interesante es que, más allá de la explicación, que de poco sirve por sí sola, ahí tienes la clave para pensar qué tendrías que trabajar para modificar este aspecto que ya no te resulta útil ni te agrada. Para sentirte “más libre”, para dejar de hacer lo que los otros esperan de ti y perder el miedo a su reacción, deberás estar preparada para enfrentarte a algunos conflictos.

No hay dos personas que piensen igual en todo ni que siempre tengan la misma opinión, de modo que si empiezas a decir y hacer lo que verdaderamente crees y deseas, te encontrarás sumergida en alguna confrontación. Para encontrar aplomo para ello, será importante darte cuenta de que la niña que no podía afrontar las discusiones familiares ha crecido. Seguramente hoy cuentas con recursos y herramientas que entonces no tenías: el diálogo, las buenas formas, la firmeza sin agresión, la posibilidad de disentir amigablemente... Tendrás que saber con cuáles cuentas y tenerlas preparadas para usarlas cuando, a partir de que empieces a mostrarte y, al hacerlo, a descubrirte a ti misma, surja algún que otro conflicto que inevitablemente genera el encuentro verdaderamente cristalino con los demás.

Etiquetas:  Demián Bucay

Artículos relacionados

suscribete Octubre 2017