psicologia-filosofia-diferencias

Pensamiento

Las 6 diferencias entre la Psicología y la Filosofía

Dos disciplinas que se parecen mucho pero que no son iguales. Te explicamos cómo diferenciarlas.

Bertrand Regader

Resulta muy común confundir la filosofía con la psicología. Estos dos ámbitos de conocimiento tratan algunos temas parecidos y, además, intentan explicar cuál es la naturaleza de nuestros pensamientos.

Por ejemplo, tanto la filosofía como la psicología se hacen preguntas como: ¿qué es la consciencia? ¿Nuestros pensamientos reflejan de manera fiel lo que tenemos a nuestro alrededor? ¿Qué tipos de relaciones humanas son las más deseables? ¿Cómo construimos nuestra propia identidad?

Sin embargo, resulta innegable que entre estos dos reinos existen grandes diferencias por las cuales entendemos que las dos son relativamente independientes la una de la otra. A continuación veremos en qué aspectos difieren.

Distinguir la psicología y la filosofía

No, la filosofía y la psicología no consisten simplemente en "describir la mente" ni "las ideas". Si así fuera, serían indistinguibles, pero no lo son. En ellas hay muchas características únicas en las que nos podemos fijar para saber, por ejemplo, si el contenido de un libro tiene más de una o de la otra, o si cierta manera de interesarse por el mundo de las ideas tiene que ver más con el trabajo de los pensadores o con el de los investigadores de la ciencia del comportamiento.

Veamos cuáles son estas diferencias.

1. El uso del método científico

La idea de que tanto la psicología como la filosofía tratan acerca de ideas muy abstractas y relacionadas con la mente humana ha hecho que, simplificando, muchas personas crean que la diferencia entre una y otra es que en un caso se utilizan tablas y gráficos para presentar conclusiones y en la otra no. Como si todo fuese una cuestión de estética en el modo en el que se defienden teorías e hipótesis.

Pero esta diferencia es superficial, y expresa otra mucho más profunda: la filosofía no depende del modo en el que las teorías e hipótesis son contrastadas mediante experimentos e investigaciones, mientras que la psicología sí, porque aporta conocimiento únicamente a través del método científico.

Eso significa que un filósofo puede trabajar con relativa independencia creando sus propias teorías desde casa, pero los psicólogos necesitan trabajar en equipo y disponer de recursos para investigar si quieren producir conocimiento.

2. Una habla de la moral, la otra no

La moral es una de las ramas más importantes de la filosofía, ya que esta dedica muchos esfuerzos a crear modelos de ética que permitan vivir estableciendo prioridades y sabiendo en todo momento qué es apropiado y qué no lo es.

La psicología, en cambio, no se propone este objetivo, y simplemente trata de crear teorías e hipótesis que permitan comprender el comportamiento humano.

3. Una envuelve a todas las ciencias, la otra no

La filosofía es la base de todas las ciencias, porque permite examinar las presuposiciones en las que se basan las teorías, las metodologías de investigación o el uso que se hace del conocimiento científico.

La psicología, en cambio, es tan solo una de las parcelas del conocimiento científico, y aunque se relaciona con otras ciencias (especialmente con la biología), estas no dependen de ella para existir.

4. Una puede aspirar a conocer la realidad de manera fiel, la otra no

Dentro de la filosofía hay corrientes de pensamiento según las cuales, si se respetan ciertos principios filosóficos, es posible conocer la realidad objetiva que hay detrás de lo que nos dicen nuestros sentidos.

La psicología, en cambio, no pretende conocer de forma exacta una verdad objetiva y universal que se encuentra más allá de nuestras creencias y opiniones, sino que pretende estudiar nuestra mente, con todos sus defectos y sesgos. Lo acertado o no de estos sesgos y atajos mentales que tomamos constantemente sin darnos cuenta solo será tenido en cuenta para ver cómo funcionan y de qué manera son problemáticos o útiles para nosotros.

5. En una se busca el consenso, en la otra no

En la psicología se intenta que, contrastando datos obtenidos mediante diferentes investigaciones dirigidas por varios equipos de científicos, sea posible crear teorías que, por consenso, se muestren útiles para todo el mundo, ya sea para crear nuevas formas de psicoterapia, para desarrollar nuevas formas de educación, etc.

En la filosofía, en cambio, esta necesidad de construir conocimiento de manera coordinada con otras miles de personas no existe. Un sistema filosófico puede ser bueno o malo independientemente de la recepción que tenga, porque no tiene por qué ser puesto a prueba.

6. Una puede existir solo en libros, la otra no

Por todo lo que hemos visto hasta ahora, es posible llegar a otra diferencia entre la filosofía y la psicología: la primera puede existir solo en páginas de literatura, mientras que la segunda depende siempre de programas de investigación que se están produciendo constantemente.

Eso significa que las diferentes propuestas filosóficas no tienen por qué llegar a estar desfasadas, mientras que las teorías psicológicas sí envejecen y necesitan ser renovadas en su evolución de perfeccionamiento constante.

Etiquetas:  Ciencia

Artículos relacionados