Vida sexual

12 beneficios muy saludables de practicar sexo

El sexo no solo es placentero, sino que previene enfermedades y nos ayuda a sentirnos más vitales

Tomás Álvaro

beneficios sexo

Aquí tienes 10 razones (y más) para practicar sexo. Es una fuente de tu energía vital. Un gran pilar de tu salud del que se benefician tus sistemas vascular, inmune, neurocognitivo, emocional, endocrino... Te ayuda a prevenir el cáncer y otras enfermedades.

Lo dice la ciencia, es ¡más que sexo!

Ventajas de tener una vida sexual activa

La sexualidad está presente en todas las etapas del proceso vital, desde el mismo momento del nacimiento a modo de fuente primaria de energía vital que determina el desarrollo de la persona. Una energía que es expresada en el cuerpo y en la esferas emocional y mental, y que está presente en el comportamiento, la motivación y en todos los ámbitos de la vida.

Así entendida, como parte inseparable del proceso de la vida, contiene todas las potencialidades humanas y se refleja en el campo psicoemocional y en el estado de salud (o no) de cada persona.

La sexualidad humana está presente en cada uno de nosotros y a su vez muestra un marcado carácter propio, los pensamientos y fantasías sexuales pueden contribuir al desarrollo de un rico mundo interior que extiende su luz sobre todo el organismo, incluyendo los sistemas vascular, inmune, neurocognitivo, emocional, endocrino, la prevención o el desencadenante del cáncer y muchos otros.

Son numerosos los estudios que evidencian que la práctica del sexo es fuente de salud:

1. Un corazón más sano

Las personas con menos relaciones sexuales tienen mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y las mujeres que no sienten deseo sufren infarto con mayor frecuencia. Las relaciones sexuales representan un ejercicio físico saludable capaz de disminuir la patología cardiovascular, modular la tensión arterial y también disminuir el número de migrañas.

2. Efecto analgésico

Se consigue porque la testosterona es una hormona protectora del músculo cardiaco. Además, la oxitocina y las endorfinas liberadas tienen un efecto analgésico para el dolor de espalda y los articulares. La liberación de óxido nítrico es muy eficaz para la migraña vascular.

Experimentar un orgasmo también ayuda a aliviar el dolor menstrual porque las contracciones causadas por el clímax hacen que el período baje más fluidamente y sea ligeramente más corto.

3. Estimula el sistema inmune

Una sexualidad plena representa un potente estímulo del sistema inmune, con incremento de la producción de anticuerpos e inmunoglobulinas, sobre todo Ig A, que protege contra infecciones víricas y resfriados.

Un solo beso supone el intercambio de más de cincuenta mil bacterias y las relaciones sexuales suponen un importante intercambio de microorganismos inofensivos que estimulan el sistema de defensas del organismo.

Una investigación de la Universidad de Wilkes en Pennsilvania (EEUU) demostró que mantener relaciones sexuales 1 o 2 veces por semana eleva los niveles de ciertos anticuerpos en comparación con los que lo hacen con menos frecuencia.

4. Cerebro más activo y joven

Las personas mayores sexualmente activas tienen menos probabilidad de desarrollar demencia. Sobre los efectos neurocognitivos, la sexualidad mejora la atención, la concentración y la memoria. La liberación de prolactina tras el orgasmo ayuda a conciliar el sueño e incluso a combatir el insomnio.

Las relaciones sexuales frecuentes estimulan el crecimiento de neuronas en el hipocampo, que participa activamente en la memoria y el aprendizaje y protege las neuronas del declive propio del envejecimiento.

5. Sistema nervioso equilibrado

Además de reducir la ansiedad y aliviar el estrés a través de la modulación de los niveles de cortisol, el sexo es bueno para nuestra autoestima, favorece la alegría, la felicidad y la salud emocional. La producción de dopamina permite la experimentación del placer y el cerebro emocional (sistema límbico) se activa especialmente con la experiencia sexual.

6. Menos cáncer

Otro efecto beneficioso es la disminución del riesgo de cáncer de próstata. Según un estudio de la revista Journal of the American Medical Association, eyacular al menos 21 veces al mes protege contra el cáncer. En las mujeres, también ayuda a prevenir el cáncer de mama.

7. Fortalecimiento del suelo pélvico

Practicar sexo es un entrenamiento eficaz para los músculos de esta zona, a menudo olvidada, debido a que cuando las mujeres tienen un orgasmo se produce una contracción de los músculos del suelo pélvico, lo que fortalece esa zona y ayuda a controlar la molesta incontinencia urinaria.

8. Tu postura corporal mejorará

Dependiendo de la frecuencia con que tengas relaciones sexuales, lograrás liberar la tensión en la zona lumbar y genital.

9. Mejores partos

El parto forma parte de la sexualidad de la mujer y, en las primeras tres horas después del parto, la mujer libera el mayor pico de oxitocina de toda su vida. La masturbación y el orgasmo ayudan también en ese momento, según afirman los doctores Ann Douglas y John R. Sussman, autores del libro La Guía no oficial para tener un bebé (Unofficial Guide to Having a Baby):

“Un único orgasmo es veintidos veces más relajante que el tranquilizante promedio. Este factor, unido al hecho de que cuando hay excitación sexual la vagina se abre unos 5 cm, hacen que tenga mucho sentido fantasear, masturbarse o hacer el amor durante el trabajo de parto” .

11. Una mejor vivencia de la menopausia

Las molestias perimenopáusicas se alivian de forma importante en las mujeres que más hacen el amor, ya que incrementan sus niveles de estrógenos, que también son beneficiosos para los huesos. La prolactina potencia el olfato a través del desarrollo de nuevas neuronas en el bulbo olfatorio.

12. Más creativos

Un estudio realizado por psicólogos de la Universidad de Newcastle mostró que las personas con trabajos más creativos o artísticos tenían el doble de encuentros sexuales que el resto de la población.

Otro estudio investigó qué pasaba cuando el sexo es combinado con el amor. La conclusión fue que al mantener relaciones íntimas con alguien a quien amamos nos volvemos más creativos.

Se juntó a un grupo de personas y, después de dividirlas en dos grupos, se le pidió al grupo A imaginar situaciones que compartían con sus parejas o caminaban con sus seres amados y al grupo B pensar o imaginar sexo casual. La conclusión a la que llegaron fue que:

“El amor mejoraba el procesamiento global de las ideas así como también el pensamiento creativo, mientras que el sexo mejoraba el procesamiento de ideas más particulares y el pensamiento crítico”.

El sexo es fuente de salud, pero también de inagotables ideas creativas.

Sexo en todas las etapas

Pareciera que los niños y las niñas no tienen pulsiones sexuales, pero sí que las tienen, y tiene todo su sentido que así sea: regulan su relación con los demás, contribuyen a la maduración de los propios órganos sexuales y regulan la sinergia corporal de todos los sistemas.

Hay mujeres que al inyectarles oxitocina sintética en el parto no reaccionan a ella. O mujeres que parecen no sentir deseo sexual. Esto es debido a que la densidad de receptores de oxitocina depende de la sexualidad que haya tenido cada mujer antes. Por ello, es muy necesario comprender la importancia de la sexualidad infantil.

Disfruta, solo así funciona de verdad

Según una investigación de la Universidad Carnegie Mellon en 2015 se observó que un grupo de parejas a las que se pidió que doblasen su frecuencia sexual no mejoraban su bienestar si se las comparaba con otro grupo de amantes que siguieron con su ritmo sexual habitual.

Los expertos creen que este fenómeno está motivado por el hecho de tener que practicarlo sin que surgiera de forma natural, sino como parte del estudio. Así que, tras este artículo, no trates de incrementar esta beneficiosa práctica en tu vida olvidándote de disfrutarlo ¡o te perderás gran parte de su potencial!

Artículos relacionados