escritura-autoconsciente

Autoconocimiento

Las cinco claves de la escritura autoconsciente

Esta técnica terapéutica no solo nos ayudará a descubrirnos, también potenciará muchas habilidades psicológicas y emocionales.

Rita Marsans

¿Qué adjetivos utilizamos para describirnos? ¿Cómo narramos una anécdota? ¿Qué frases nos ayudan a darnos a conocer? ¿Podemos mejorar la manera de expresarnos? Tomar conciencia de cómo nos comunicamos a través de la palabra es un primer paso para conocernos a nosotros mismos. En este camino de introspección la clave es perder el miedo a la página en blanco.

Escribir para descubrirse

Escribir es atreverse a mirarse en un espejo y en este proceso de autoobservación es inevitable un viaje interior que nos reporta sorpresas sobre cómo somos y nos comportamos. Conseguir plasmarlo en el papel nos ayuda a ordenar nuestras ideas, discernir qué es realmente importante en nuestras vidas, aprender a desdramatizar los problemas que nos angustian y buscar soluciones desde nuevos puntos de vista.

Grandes autores se han refugiado en la palabra para vehicular sus preocupaciones y el resultado han sido textos de peso en la literatura universal. Pensamos en Tolstoi y su Una confesión para investigar su vertiente más espiritual o, más recientemente, en el éxito Instrumental, de James Rhodes, donde explica un trauma de infancia y como lo superó a través de la música.

¿Ejemplos? Hay muchos. Todos los que se aproximan a la escritura con sinceridad, acaban conociéndose más a si mismos.

Las cinco etapas clave de este viaje interior

¿Cuáles son las fases que nos encontraremos al transitar por este viaje interior a través de la escritura?

1. Aprender a ordenar las ideas y las emociones

Para explicarnos a través del lenguaje es importante separar el hecho objetivo de la emoción. Esto se realiza dominando el registro y el tono de los textos. No es lo mismo escribir: "Ayer me encontré con Pedro" que "Por fin, ayer reapareció Pedro en mi vida". Cada palabra tiene un peso y debemos dominarlo.

2. Transmitir nuestra voz interior

A veces nos parece que nadie nos entiende y quizás sea verdad, pero la solución solo puede estar en nuestras manos. Aprender a "traducir" nuestra voz interior a una lengua inteligible para los demás es posible y necesario. Se trata de ser conscientes en todo momento del efecto que puede causar nuestra escritura en quién nos mira y nos lee.

3. Salir de uno mismo

¿Cómo nos ven los demás? ¿Podemos lograr entenderlo? ¿Sabemos mirarnos sin prejuicios? Para profundizar en nuestro autoretrato, el reto es imaginarnos que somos el personaje principal de nuestra vida. Describirnos nos ayuda a aprender a mirarnos de una manera más objetiva.

4. Construir al "otro" para dialogar

La escritura se basa en un trípode formado por la descripción, la narración y el diálogo. Este último sustento es el que nos ayuda a aproximarnos a otros puntos de vista distintos a los nuestros.

Construir un personaje que nos interpele ayuda a encontrar soluciones insospechadas. A veces nos parece que nos encontramos en un camino sin salida, pero solo se trataba de ver las cosas de manera distinta.

5. Narrar una ficción a partir de nuestra experiencia

Uno de los grandes beneficios de la escritura creativa es que nos ayuda a desdramatizar nuestras inquietudes. Inventar pequeñas historias a partir de nuestras vivencias nos permite releerlas de manera distinta, ofreciéndonos una experiencia de liberación. La imaginación es lo de menos, se trata de ser valientes para escribirnos y reescribirnos de manera consciente.

Artículos relacionados

suscribete Octubre 2017