¿Mala?

No eres la oveja negra, eres de colores

Te juzgan una y otra vez. Te compraran. Sentencian que eres mala en todo aquello que haces. Simplemente porque no cumples con las normas ni con lo establecido.

Roy Galán

mala diferente libre

Mala estudiante.

Mala mujer.

Mala madre.

Mala feminista.

Mala hermana.

Mala hija.

Mala deportista.

Mala profesional.

Mala cocinera.

Mala en la cama.

Mala.

Siempre la oveja negra.

Siempre comparada.

Siempre las responsabilidades en ti.

En cumplir con una expectativa absurda.

En sentir cómo te juzgan una y otra vez.

Simplemente porque no cumples con la norma.

Con lo establecido.

Porque eres distinta.

Siempre cuestionada, porque piensas demasiado en ti, porque no te sacrificas lo suficiente, porque pasas demasiado, porque no eres complaciente, porque no te callas nada, porque a saber cómo te van a salir los hijos, porque no aguantas y hay que aguantarlo todo porque a esta vida hemos venido a sufrir.

Y una mierda.

Nadie puede pedirte que seas algo que no eres.

Porque si te pliegas a sus deseos, si te conviertes en lo que te piden, si te pierdes a ti misma.

Entonces nada tendrá sentido.

Porque por supuesto que la existencia es más complicada siendo tú misma.

Pero es que no hay otras existencias para serlo.

Esto que sucede ahora no es un simulacro ni un borrador.

Todo empieza y acaba en ti.

Esto es lo único que tienes.

Y si dejas que te venzan.

Y si les crees.

Si crees que eres mala solo por no ser como ellos.

Entonces te habrán ganado.

Porque no eres una mala persona por no encajar.

Lo que eres es alguien libre y eso al resto le da miedo.

Pero tú no eres responsables de los miedos de nadie.

Recuerda que no hay mal que por bien no venga.

Y todo lo bien.

Que está por venir.

Artículos relacionados

suscribete Octubre 2017