Inspiración

El origen del coraje

El término 'coraje' proviene del latín 'cor' (corazón) y significa 'echar el corazón por delante'.

Roy Galán

coraje

El coraje no es como la alegría, que se presupone ha de estar presente en muchos de los instantes de nuestra vida para poder alcanzar cierto grado de felicidad, sino que se comporta más bien como lo haría un rayo: solo es necesario que se dé durante unos cuantos segundos para partir el miedo en dos.

Es el momento preciso en el que te opones al fracaso.

Y entonces el corazón, truena, y se te convierte en lazarillo.

Sí, en un corazón lazarillo.

Y cuando nos perdemos, es la bengala de auxilio que otros ven.

Y cuanto dudamos, es el que inspecciona primero el terreno.

Y cuando olvidamos algo, es el que nos lo recuerda.

Y cuando nos lo roban, nos sigue quedando la carcasa del cuerpo para caminar.

Y cuando nos lo rompen, o nos lo joden, será porque lo estábamos usando y no porque lo conservábamos en una vitrina, alejado de las manos y del mundo y de los golpes.

Cogiendo polvo como todas esas fotos de cuando éramos pequeñitos que ya nunca miramos.

Tengo un mes por delante.

Tengo 720 horas, 43.200 minutos, 2.542.191 segundos hasta que vuelva a escribir esta última página para ti.

Solo espero que cuando regrese le haya podido echar un poco más de coraje, o cojones u ovarios a estos días que a veces son tan sumamente largos y otros tan sumamente cortos.

Solo espero volver con la barbilla mucho más alta, los hombros mucho más relajados, los ojos mucho más abiertos, las pecas mucho más contadas, el interior mucho más transitado y la piel mucho más arrugada.

Hacer por llegar al futuro mucho más todo.

Y si no lo he conseguido, sé que no pasará absolutamente nada.

No me fustigaré.

Solo necesitaré de unos cuantos segundos más para firmar, despedirme, llamar, coger el avión, devolver unas llaves o perdonar, y que el relámpago empiece a brillar.

Artículos relacionados