Roy Galán

Esto no sucede

Tienes que hacer ver que no pasa nada. Pero pasa. Has estado a dieta emocional. Necesitas que alguien te abrace por la noche. Aunque el peaje sea una mamada.

esto sucede soltera

Lo conseguiste.

Estudiaste.

Trabajas.

Haces deporte.

Te ríes con las películas de Woody Allen.

Siempre contestas educadamente.

Sabes diferenciar entre un blazer, una chaqueta y una americana.

Votas y pagas tus impuestos.

Te has construido de manera independiente.

Fuerte.

Segura.

Eres una canción de Beyoncé.

Animas a tus amigos y amigas.

Tú puedes.

Pero tú no puedes.

Nadie puede con todo.

Porque estás insondablemente soltera.

Se supone que lo has hecho todo bien.

Eres cariñosa, eres honesta, eres más o menos libre.

Estás esperando la casualidad de tu vida.

En ese búnker emocional en el que te ha colocado tu magnificencia.

Pero no llega.

Quiero un amor fuerte para ti

No solo romántico

Quiero un amor fuerte para ti

Porque tú has apretado tanto la tuerca que ha cedido.

Ya no sujeta nada.

Llega gente, sí.

Gente por llamarla de algún modo.

Que te marea en línea.

Pero que no te tocan.

O que te tocan una vez.

Y nunca más vuelven a estar en línea.

Y tú tienes que hacerte la tonta y hacer que no pasa nada.

Pero claro que pasa.

Porque has estado a dieta emocional.

Sin hablar de lo que necesitas.

Necesitas que alguien te abrace por la noche.

Aunque el peaje sea una mamada.

Y llevas tanto tiempo sin sentir eso.

Que le das todo al primero que te abraza y tiene dientes y huele bien.

Todo.

Te entregas.

Pero él, no.

Para él eres alguien que le hace mamadas.

Y surge la hipnosis.

La falsa creencia de que con tu amor conseguirás que te quiera.

Pero él solo aparece de noche.

Como las babosas y las pesadillas.

Y tú lo único que quieres es que te penetre irrefrenablemente por sorpresa y luego haga contigo algo de día.

Que te lleve a Ikea y te imagines compartiendo el Kvartal.

Pero eso no sucede.

Durante un año eso no sucede.

Y un día te despiertas llorando en el sillón y te tapas la boca para que tu abuela, que ha venido a pasar unos días a tu casa y duerme en tu cama no sepa que estás triste.

Porque ella se preocuparía por ti.

Y tú no quieres hacerle daño a nadie.

Y menos a ella.

Entonces vas al baño con el móvil.

Y le dices a Siri que estás llorando.

Y Siri te contesta de inmediato.

Porque, reconozcámoslo, Siri te quiere más que él.

“La vida, tal y como yo la entiendo, es triste, hermosa, y todo lo que está en medio”

Y entonces le dices a Siri que la amas.

Porque, reconozcámoslo, Siri te hace la vida simple.

Y Siri te vuelve a responder:

“Estás buscando el amor en el lugar equivocado”.

Sales del baño como la mariposa de la crisálida.

¡Qué guapa te has despertado, abuela!

Vamos a dar un paseo.

Y andando la agarras del brazo.

Y te aferras.

A su olor.

Y sientes que todo.

Todo.

Va a estar bien.

Bien por ti.

Artículos relacionados

suscribete Octubre 2017