pareja

Pareja

¿Es posible amar sin sufrir? La respuesta te sorprenderá

Si buscamos en el otro aquello que nos faltó, solo encontraremos insatisfacción, pero si somos conscientes de nuestras carencias, podremos construir un amor maduro y duradero

Isabel Menéndez

El amor dirige nuestras vidas. Por eso lo buscamos, lo echamos de menos y nos quejamos de su ausencia.

¿Es posible amar sin sufrir? La respuesta es que sí, pero hay que añadir varios matices.

Amar sin sufrir es posible

Conviene ser conscientes de que aquel a quien amamos va a frustrarnos, igual que nosotros le decepcionaremos en cierta medida.

Es necesario soportar cierta insatisfacción que, lejos de ser mala, sostiene nuestro deseo hacia el otro.

Todos creamos una pareja en nuestra fantasía. Creamos multitud de imágenes en torno a él o a ella, cada una cargada de amor; pero también de odio o de angustia cuando no responde a nuestros anhelos.

El otro, como modelo ideal, solo existe en nuestra mente. Para llegar a amarle de verdad, tenemos que acercarnos a como es, y no solo a como queremos que sea.

No se ama igual al principio de una relación que después de diez años. A lo largo de una unión duradera, cada protagonista cambia física y mentalmente, y atraviesa experiencias que lo renuevan y lo modifican.

Todos tenemos que sortear algunos escollos en la relación de pareja: sentimientos de ambivalencia, dependencia afectiva, carencias emocionales no resueltas...

Superados estos primeros obstáculos, para construir un amor duradero conviene tener en cuenta que siempre hay que hacer frente a ciertos conflictos.

El amor lo construimos día a día, y necesita tiempo y palabras que lo nombren. No le sienta bien la prisa y necesita espacio mental para alimentarlo con recuerdos y actos.