Testimonio

10 hábitos que me ayudaron a superar la depresión

Decidí no tomar medicación para la depresión y conseguí más armonía conmigo mismo. Eso me ayudó a saber qué era exactamente lo que me hacía sentir mejor.

Matt Haig

salir depresión

Uno de los síntomas clave de la depresión es que no se ve esperanza alguna. Pero, al menos en mi caso, hubo una serie de pequeñas (o grandes) cosas que me ayudaron a superarla.

Lo que me ayudó cuando estaba deprimido

Estas son algunas de ellas:

1. La luz natural

Sol, ventanas con persianas abiertas.

2. Viajar

En tu habitación no hay nada nuevo que debas observar. Ninguna potencial amenaza externa, solo las internas. Al meterte en un nuevo espacio físico, preferentemente en otro país, acabas por concentrarte un poco más en el mundo de fuera de tu cabeza.

3. Los libros

Leía y leía y leía con una intensidad que nunca antes había conocido. Los libros eran, en sí mismos, razones para seguir viviendo. Cada vez que leía un buen libro sentía que estaba leyendo una especie de mapa, un mapa del tesoro, y el tesoro al que me dirigían era en verdad yo mismo.

Pero cada mapa estaba incompleto, y yo solo podría localizar el tesoro si leía todos los libros, y así, el proceso de encontrar mi mejor yo era una búsqueda interminable.

4. Salir a correr

Nunca había sido muy deportista, de modo que correr me resultaba bastante duro. Dolía. Pero me convencí de que mediante el entrenamiento del cuerpo también entrenaba mi mente.

Una especie de meditación activa. Ir a correr todos los días es como librar una batalla contra uno mismo. Salir una mañana fría de febrero te da una gran sensación de logro.

5. Practicar yoga

Yo siempre fui un yogafóbico, pero ahora soy un converso. Es grandioso porque, al contrario que otras terapias, trata la mente y el cuerpo como parte del mismo todo.

6. Respirar a un ritmo más lento

No con desesperadas aspiraciones profundas. Suaves. Cinco hacia dentro, cinco hacia fuera. Cuesta sostenerlo, pero es muy difícil que irrumpa el pánico cuando uno respira de forma relajada. Muchos síntomas de ansiedad (mareos, hormigueos, cosquilleos...) guardan relación directa con la respiración superficial.

7. Meditar

No necesitas canturrear mantras ni nada de eso. Solo siéntate cinco minutos y trata de pensar en una sola cosa tranquilizadora. Un barco amarrado en un mar resplandeciente. La cara de alguien a quien amas. O simplemente concéntrate en tu respiración.

8. Aceptar

No luches con las cosas; siéntelas. La tensión es producto de la oposición; la relajación se logra cuando te dejas llevar. Mi truco consiste en hacerme amigo de la depresión y la ansiedad. Darles las gracias, para poder manejarlas mucho mejor.

Y la manera que yo encontré para hacerme su amigo fue darles las gracias por mi sensibilidad. Odio la depresión. Le tengo miedo. Me aterra, en realidad. Pero, al mismo tiempo, me ha hecho quien soy. Y si para mí es el precio de poder sentir la vida, es un precio que siempre vale la pena pagar. Uno necesita sentir lo aterrador de la vida para poder sentir sus maravillas. Y... ¿acaso no estamos aquí para sentir?

9. Vivir en el presente

Esto dice el maestro de meditación Amit Ray: “Si quieres conquistar la ansiedad de la vida, vive el momento. Vive en cada respiración”. Desprenderse del yo, y a la vez abrirse a la atención plena, parece ser una buena solución cuando el yo se intensifica y nos causa sufrimiento.

10. Amar

Anaïs Nin definió la ansiedad como “el mayor asesino del amor”. Pero, por fortuna, también es cierto lo contrario. El amor es el mayor asesino de la ansiedad. Es nuestro camino para salir de nuestros terrores, porque la ansiedad es una enfermedad que nos envuelve en nuestras propias pesadillas.

Nos hace sentir cosas que no podemos ignorar. Cosas que apuntan las flechas hacia dentro. Pero contar con personas que nos quieren y a las que queremos es una gran ayuda.

No tiene por qué ser un amor romántico, ni siquiera familiar. Obligarte a ver el mundo a través de la mirada del amor puede resultar sanador. El amor es una actitud hacia la vida. Puede salvarnos.

Artículos relacionados

suscribete Octubre 2017