Duelo

Tenemos que susurrarnos que moriremos

Tenemos que susurrarnos que moriremos

Nos hacen olvidar que somos mortales, que somos fugaces. Quieren tenernos encadenados a una mirada siempre fija en el ayer o en el mañana. Nunca en el hoy.

Cómo afronté la muerte de mi esposa

Cómo afronté la muerte de mi esposa

Tras el inmenso dolor que supone la muerte de un ser querido, nos enfrentamos a una sociedad materialista que no deja espacio para el silencio. No admitir censuras en la expresión de nuestros sentimientos más íntimos es el primer paso para encarar la ausencia y atender al corazón.

No pueden pedirnos que lo superemos

No pueden pedirnos que lo superemos

Te dicen: ¡Supéralo! Con sus bocas sonrientes llenas de dientes, lejos de ti, de tu cuerpo, de tus noches de insomnio, de tu herida y tu dolor.

La pena me tiene a mí

La pena me tiene a mí

El duelo es más que dolor. Es un recordatorio de que estamos conectados y presentes en el mundo, de lo que significan nuestros lazos con otras personas.

suscribete Octubre 2017