Mentes insanas
Brigitte Vasallo
Escritora
Brigitte Vasallo

Leer y vivir

Buscando poemas por los rincones

Algunas recomendaciones insanas y perdedoras para pasar un día del libro diferente: poemas que son como salvavidas, heridas, alegrías y orgasmos.

libros poetas perdedoras

20 de abril de 2018, 08:49 | Actualizado a

Queridas Mentes Insanas,

Se acerca el día del libro, el mejor del año para una que es escritora/lectora y ya sabemos que la cabra esta que soy yo tira al monte, como buena cabra.

Entre todas las campañas publicitarias sobre libros que hay en estos días, a mí me gusta, como en las fiestas, como en las librerías, acercarme a aquellos rincones donde hay gente incómoda que no encuentra a sus amigos, o libros medio perdidos que no saben en qué etiqueta encajar.

Por los rincones, sin duda, están las partes más interesantes de la vida: el centro está tan iluminado que no guarda sorpresa alguna.

Así que aquí va mi apuesta a poetas perdedoras en el mejor sentido de la palabra. Poetas que no escriben para ganar nada porque la escritura no va de eso, sino de que las cosas te duelen y no sabes por dónde sacarlas si no es buscando otras heridas que se junten con la tuya.

Y quien dice heridas, que me estoy poniendo muy seria, dice alegría, dice orgasmos, dice ilusiones, dice futuros.

Ana G. Aupi y su Geografía de mi cuerpo, que me tiene frita, la verdad. Como a mí me aburren las cosas sociales en general y literarias en particular, y la gente –la general y la literaria– me cae mal salvo excepciones, no me había cruzado con la Aupi ni con las presentaciones de su libro. No me había enterado, vaya.

Hasta que un día, por una de esas casualidades, pasó. Y casi me muero. Cuando esperaba otro ejercicio urbano de blablableo rimado apareció su poesía rota, desacompasada, medio desafinada sin intención alguna de desafine.

Porque este libro no va de afinación, sino de vida.

Y durante muchos días ya no me pude sacar aquello de la cabeza y por eso estamos aquí. Porque un libro que se te engancha así bien merece que le demos compañía todas las Mentes Insanas.

Txus García y su Este torcido amor, que tres cuartos de lo mismo. Como una foto rota a pedazos en un momento de ira que luego reconstruyes toda llorosa trocito a trocito. Pues así. La García ha tomado el álbum de su vida, de las risas, de los llantos, de los orgasmos, de las calabazas y de la precariedad y lo ha roto en mil pedazos para devolvérnoslo en forma de poemas.

Y vas reconociendo cosas tuyas: yo también tenía esa falta, yo también fui de excursión allí, a mí también me han roto el corazón de esa forma tan rara, a mí también me gustan los gatos…. ¿nos tomamos la última?

Y así, vas leyendo y cada vez estás más dentro.

Leer acaba siendo una conversación en un bar cualquiera con alguien que es tan como tú que te sientes menos sola y más contenta.

Como solo me queda un puesto y yo no creo en las matemáticas porque siempre suspendía, o a la inversa, lo voy a llenar con un montón de poetas de esas que sí tienen difusión pero que si aún no hemos leído nos estamos perdiendo lo mejorcito de la vida:

Gloria Anzaldua, en poesía, ensayo, o lo que queráis, Audre Lorde, pues lo mismo, en cualquier formato, de cualquier manera y a cualquier hora. Lynn Margulis que no, no es una poeta sino una bióloga o algo así, algo de cosas pequeñas y vidas curiosas, pero que escribe sobre biología de manera poética y con trasfondo filosófico. Para que le pregunten a ella si letras o ciencias, vamos…

Y, por supuesto, la Más Grande, como la Jurado, nuestra maravillosa Maria Mercè Marçal, también, en todos los formatos y en todos los idiomas.

¡Feliz día de los libros y feliz semana, Mentes!

Artículos relacionados