Mentes insanas
Brigitte Vasallo
Escritora
Brigitte Vasallo

La Manada

Hoy no se juzga a una mujer violada

El juicio a "La manada" llega después del los constantes juicios mediáticos y sociales contra todas las mujeres que han sido, son y serán violadas.

luz?

26 de abril de 2018, 08:36 | Actualizado a

Queridas Mentes Insanas:

Escribo esta entrada unas horas antes de conocer la sentencia del juicio contra La Manada, la (de momento) presunta violación de los San Fermines. A las 13:00 horas de hoy, jueves 26 de abril, sabremos qué han opinado los jueces, qué cuestiones técnicas han tenido en cuenta y cuáles no, y cuál es su veredicto.

No confundamos términos: la justicia no es necesariamente eso.

Las formas de justicia que estamos utilizando tiene poco que ver con la reparación y la restitución y mucho con una venganza que sirve de poco. Meter a alguien en la cárcel para que “pague” su deuda con la sociedad es afirmar que violarnos tiene un precio, que matarnos tiene un precio, que se puede cuantificar en años, meses y días.

Reparar es impedir que esto vuelva a pasar. No solo meterlos en la cárcel a ellos, cosa que espero sinceramente. Sino poner las medidas para que nada de esto vuelva a sucedernos.

Un juicio de este tipo, además, va mucho más allá de la sentencia, sea cual sea.

Nos ha mandado un mensaje claro a todas: si denunciáis, os juzgaremos a vosotras.

Os pondremos detectives para ver cómo vivís, analizaremos los vídeos que ellos os han grabado para ver si gritabais o estabais disfrutando, seréis el centro del oprobio y la basura mediática durante meses.

Y juzgaremos si os estáis comportando como se tiene que comportar una mujer que ha sido violada. Porque, además, tenemos que comportarnos como quieren que lo hagamos, con la cabeza gacha y en silencio, calladas, encerradas y solas.

En el número de marzo (139) de la revista Mente Sana publicamos un dosier sobre la cultura de la violación con artículos de Andrea Beltramo, Mamen Bueno, Gabriel Núñez Hervás y yo misma.

Andrea y yo hemos hablado mucho estos años sobre nuestra experiencia como mujeres que han vivido una violación y esa imagen de cómo tiene que ser, comportarse y sentirse una mujer que ha sufrido esa violencia nos ha condicionado de manera impactante.

Ambas nos hemos dicho muchas veces, a media voz, lo mío no fue para tanto, yo no tengo derecho a quejarme, yo al menos estoy viva, yo al menos he seguido adelante. Esa es la huella que deja en nosotras el rastro de estos mensajes sobre cómo hay que comportarse.

El libro Teoría King Kong, de Virginie Despentes, nos cambió la vida a muchas. Basta de revictimizarnos y basta de minimizar las violencias que hemos vivido.

Basta de vergüenza: la vergüenza no es nuestra.

Nuestro es el orgullo de estar ahí, de estar aquí, con la cabeza bien alta diciendo que a mí también me ha pasado y que aquí estoy para contarlo. Una de cada diez mujeres ha sido violada.

Una de cada diez mujeres que estáis leyendo este post sabéis de lo que hablo.

Ánimos compañeras, esto no es nuestro, no ha sido ni culpa nuestra, ni es nuestra vergüenza. Esta tarde, sea cual sea la sentencia, saldremos a las calles a decir que nuestro cuerpo nos pertenece, que nuestra sexualidad nos pertenece, que nuestra vida es para ser vivida de la manera que mejor queramos y podamos.

Y a la mujer valiente que se ha atrevido a denunciar, que ha aguantado todo este acoso, que está hoy esperando la sentencia, compañera, desde aquí muchas gracias.

No solo no estás sola, no solo te creemos, sino que gracias a ti, a tu esfuerzo, a tu valentía, a tu denuncia y tu resistencia, todas nos sentimos hoy más acompañadas.

Un abrazo para ti, para nosotras, grande, lloroso, emocionado, agradecido.

¡Feliz semana, Mentes!

El porno, la escuela de los violadores

(Mala) educación sexual

El porno, la escuela de los violadores

Artículos relacionados