Mentes insanas
Brigitte Vasallo
Escritora
Brigitte Vasallo

¿Desconsideradas?

Las personas selfie: un problema de visión espacial

La cultura de las selfies es anterior a las propias selfies. Es la pérdida de visión del conjunto, en el que no te molestas en mirar a tu alrededor.

personas ensimismadas

16 de agosto de 2018, 09:27 | Actualizado a

Queridas Mentes Insanas,

Prometí hace unos posts pasarme el verano hablando de las cosas bonitas y pequeñas de la vida por aquello de estar agradecida por haber salido de una depresión larga que no veas. Vale, el infierno está lleno de intenciones, que dicen, y es que una no puede salir a la calle sin que se le suba la acidez a las cejas.

Hemos hablado mucho del manspreading, que eso que hacen los señores de sentarse como si no hubiese mañana con las piernas tan abiertas que ocupan 3 asientos, pero me temo que el problema va mucho más allá de los señores y de sentarse. Hay personas que no tienen visión espacial, algo que la ciencia de verdad no ha estudiado pero que debería ponerse a ello porque igual es la solución para muchos problemas.

Las personas ensimismadas

Conocéis a esas personas, os cruzáis con ellas cada día. Son aquella gente que se paran a hablar en mitad de la acera y generan un atasco de gente intentando pasar y ni se dan cuenta. Es la persona que llega a un espectáculo donde todo el mundo está sentado en el suelo y se pone de pie en primera o segunda fila, tan pancha, y ni por un segundo comprueba si está molestando a alguien. Es más, es esa persona cuando se dice a sí misma: “¡Caramba, qué buen ángulo tengo aquí para hacer una foto del público!” y aprovecha que está molestando a toda la asistencia para hacer una foto panorámica.

Es la persona que adelanta a las motos demasiado cerca, porque controla, porque sabe lo que hace, pero no piensa jamás en el susto que le está dando a la persona de la moto, o el que se acerca demasiado a tu coche, así, con insistencia, para que corras más sin pensar que tal vez no puedes correr más porque a más velocidad no controlas el coche. Es la persona que, cuando se abre el turno de palabras en una conferencia, se lanza a hablar sin más, sin hacer un gesto que en otras personas es espontáneo, de mirar alrededor para, de alguna manera, autoregular lo turnos.

Estoy convencida que la mayoría de estas personas no son chungas, sino que tienen un tema de visión que no está en los ojos, sino en la cabeza. Creo que no ven lo que hay, que no se ven en el conjunto.

Es algo así como la cultura del selfie, que existe desde mucho antes de los selfies. Aquellas fotos de un viaje donde el y la protagonista siempre es la persona que ha viajado y nunca el paisaje, donde las fotos son un reportage sobre esta persona con monumentos de fondo que solo son parte de un decorado. Los monumentos, las personas, los paisajes, las motos, lo todo.

Me dicen mis jefas que proponga soluciones a las cosas, pero es que en verano una está poco resolutiva y os diría que la solución es pegaros un baño en el mar, la piscina, el lago o lo que sea que tengáis cerca. Pero es verdad, que eso no soluciona nada.

Así que solo se me ocurre, a parte de cosas ilegales que tampoco valen la pena porque acabaréis vosotras, Mentes, pagando los platos rotos, que enseñemos a las criaturas a desensimismarse y a aprender desde pequeñas que no están solas en el mundo ni el mundo está a su servicio. Igual la cosa tardará un par de generaciones en dar sus frutos, pero es eso o irnos definitivamente al monte a vivir entre bichos que tienen más claro que, para subsistir, hay que colaborar con el entorno.

¡Feliz semana, Mentes!

Etiquetas:  Brigitte Vasallo