Amar u odiar

El único porqué de las cosas

Nos asaltan las dudas y nos quedamos en bucle dando vueltas a la misma idea que no sabemos resolver. No importa, solo hay un por qué relevante aquí.

Roy Galán

porque

20 de julio de 2018, 10:45 | Actualizado a

Siempre buscamos el porqué de las cosas.

Nos dejan y nos quedamos en bucle intentando averiguar las causas.

No avanzamos porque somos incapaces de seguir sin resolver la duda.

Sin que alguien nos dé una respuesta.

¿Por qué?

Hay cosas que no tienen un porqué.

Que simplemente suceden.

Aceptar el suceso es parte de nuestro aprendizaje.

El terremoto, los finales o la muerte.

La rotura, el suspenso o el accidente.

¿Por qué a mí?

¿Y por qué no?

Somos seres frágiles expuestos a choques.

Como todo en este planeta.

Lo que deberíamos hacer es ser a menudo más conscientes de nuestro privilegio.

De nuestros pulmones llenándose de oxígeno.

De la serie que nos está gustando.

Del borde rojo del horizonte cuando acaba el día.

Lo que tendríamos que hacer es tal vez dejar ir.

No sé por qué me pasó esto.

Pero no me importa.

Porque a pesar de eso sigo aquí.

Leyendo estas palabras en medio de la vorágine.

No me importa.

Porque no soy lo que los demás hacen conmigo.

Soy lo que yo construyo con lo que los demás me han hecho.

Yo decido, siempre.

Y mi elección es amar.

Pese al que le pese.

Elijo no odiar.

Ese es el único porqué de la cosas.

Y el que ha de bastar.

Etiquetas:  Amor Roy Galán

Artículos relacionados