Entrevista a Richard P. Bentall

"Escuchemos más y mediquemos menos"

Los fármacos tienen muy pocos efectos beneficiosos y muchos secundarios. En realidad, curarse tiene mucho más que ver con mejorar la autoestima

Eva Millet

Richard Bentall

5 de mayo de 2017, 15:10 | Actualizado a

Este es el lema del prestigioso psicólogo británico Richard P. Bentall. Doctor en psicología experimental y catedrático de la Universidad de Bangor (ReinoUnido).

Autor, entre otros, del libros Medicalizar la mente. ¿Sirven de algo los tratamientos psiquiátricos? (Herder), en el denuncia la excesiva dependencia que la psiquiatría tiene de la farmacología.

¿Hoy resulta más difícil mantenerse mentalmente sano?

Hay ciertos factores ambientales que se asocian a enfermedades mentales graves que han aumentado en el siglo XXI. El más obvio es el auge de las ciudades; es bien sabido que la vida urbana incrementa el estrés.

También hay que tener en cuenta que en las sociedades menos igualitarias hay más enfermedades mentales. Otro aspecto que explica el aumento de estas patologías en los últimos años es que se ha ampliado el criterio diagnóstico de lo que se define como “desorden psiquiátrico”.

¿Cuál ha sido el papel de la psiquiatría a la hora de tratar estos desórdenes?

Apenas hay evidencia de que la psiquiatría haya tenido un impacto global en la salud pública. Si la comparamos con otras ramas de la medicina, donde ha habido grandísimos avances, vemos que en la psiquiatría no ha ocurrido nada similar.

Algunos textos dirán que se ha mejorado mucho, con el desarrollo de algunos antidepresivos y antipsicóticos, pero no existen apenas pruebas de que hayan tenido efectos a largo plazo en el bienestar de los pacientes. Aunque millones de personas toman fármacos, como Prozac, y están encantadas de haber encontrado una solución rápida a su depresión.

¿Qué les diría?

Lo cierto es que, cuando se evalúa un fármaco, se compara siempre con un placebo. Y lo que estamos descubriendo al evaluar los antidepresivos actuales es que apenas superan el efecto de los placebos.

"Unas píldoras de azúcar van tan bien como un antidepresivo"

¿Y esto no se sabía antes?

Antes las farmacéuticas no publicaban este tipo de estudios. Pero, además, hay otro dato muy interesante: investigaciones recientes están demostrando que solo existe un grupo muy pequeño de personas que se benefician de los antidepresivos, y son las personas que están más deprimidas. En cambio, la mayor parte de las recetas se prescriben a gente con una depresión leve.

¿Cómo se origina una enfermedad mental?

No hay una sola causa. Hay genes que implican un pequeño riesgo de enfermedad mental, pero es muy pequeño. Lo que sí es importantísimo es el ambiente, el medio donde uno ha crecido y vive, un factor ignorado hasta hace muy poco. En este sentido, son factores de riesgo ser inmigrante, pertenecer a una minoría étnica o vivir en ciudades.

Otro factor a tener en cuenta es que los niños que han sufrido abusos o que han sido separados de sus padres tempranamente tienen muchas más posibilidades de sufrir desórdenes mentales.


Y ser hombre o mujer, ¿influye?

Hay algunas diferencias en términos de enfermedades psicóticas, pero tienen más que ver con la edad en la que aparecen. En los hombres surgen antes.

Pero, estadísticamente, ellas consumen más fármacos para combatir la depresión…

Sí, es cierto, como también lo es que las mujeres tienen una mayor presión para diagnosticarse que los hombres.

Usted pide escuchar más y medicar menos. ¿Tenemos el tiempo y los medios para ello?

Deberíamos encontrar esos medios y ese tiempo. Los fármacos no están exentos de riesgos. Los antipsicóticos tienen unos efectos secundarios fuertísimos. No tiene sentido dar un fármaco a quien no le funciona: en el ReinoUnido se ha estudiado el efecto de los antipsicóticos en los pacientes, y se ha descubierto que solo funcionan en un 20% de los casos.

Cada vez hay más niños que son medicados…

Es terrible. En Gran Bretaña se están dando antipsicóticos a niños con “problemas de conducta” –que, básicamente, se portan mal–. Hacer eso es algo prácticamente criminal.

¿Cómo trata a sus pacientes?

Es muy importante que cada paciente pueda formular sus dificultades,entender qué le impide llevar una vida normal. Hay que poder preguntarle sobre sus experiencias vitales, sus traumas infantiles...¡Pero muchos psiquiatras nunca lo hacen! En la psiquiatría tradicional, lo primero que se hace es librarse de los síntomas; pero yo creo que la cura no tiene tanto que ver con los síntomas sino con la mejora de la autoestima y la confianza del paciente.

"Hay que darle al paciente una elección, acordar con él cuál es su definición de recuperación"

Etiquetas:  Depresión Salud Mental

Artículos relacionados