Vida laboral

9 trucos psico para triunfar en tu entrevista de trabajo

Acudir a una entrevista de trabajo suele generar cierto nerviosismo, pero hay algunas técnicas que nos ayudarán a tranquilizarnos y dar mejor impresión.

Sagrario López

preparar entrevista trabajo

22 de mayo de 2018, 21:07 | Actualizado a

Son ejercicios muy sencillos y algunos de ellos son puro sentido común, pero conviene tenerlos siempre presentes cuando te enfrentes a una entrevista laboral.

  1. Recopila información sobre la empresa. Antes de acudir a la entrevista, es aconsejable que recabes información sobre el centro de trabajo, su filosofía, las actividades que realiza... Conocer esto te dará seguridad.
  2. Imagínate en el peor escenario posible. Esta estrategia psicológica consiste en imaginarte la peor situación: que te hacen preguntas que no sabes responder o te quedas en blanco. Aunque suceda todo esto, la vida sigue.
  3. Piensa con perspectiva. Otra estrategia para relajarte es pensar a largo plazo: esta entrevista puede ser solo la primera de una serie de entrevistas que te facilicitarán el acceso al puesto de trabajo deseado.
  4. Preséntate más que puntual a la cita. Averigua la dirección exacta y acude a la entrevista con mucho tiempo de antelación. En ocasiones, nos ponemos innecesariamente nerviosos al llegar con el tiempo justo.
  5. Practica la respiración profunda. Mientras esperas, haz este ejercicio: inspira durante siete segundos, espira durante otros siete y vuelve a inspirar durante siete segundos más. Repite esta serie cuatro o cinco veces.
  6. Muéstrate tal y como eres. Durante la entrevista, no intentes aparentar ser alguien que no eres: más gracioso, más extrovertido, más seguro... Estas maniobras suelen provocar el efecto contrario al deseado.
  7. Haz un resumen de tus cualidades. Intenta, en algún momento, enumerar tus puntos fuertes. Por ejemplo: "Como domino el inglés, podría investigar el mercado norteamericano". Lleva preparada una breve lista.
  8. Interésate por el proceso de selección. Pregunta cómo va a seguir el proceso de selección o cuándo se hará pública la decisión final. Es natural interesarse por ello y además, estarás más tranquilo durante la espera.
  9. Extrae tus propias conclusiones. Analiza qué ha funcionado y qué no. Si no te han seleccionado, tendrás más datos de por dónde enfocar tu búsqueda.

Artículos relacionados