Claves para ser tú mismo

No eres raro, eres diferente

Aceptemos la diversidad de los otros y también la propia, hecha de luces, sombras y contradicciones. Abandonemos lo normal para acercarnos a lo auténtico, a nuestra verdad.

Brigitte Vasallo

todos somos raros

20 de noviembre de 2018, 18:28 | Actualizado a

Marga Alonso es una mujer muy activa, interesante, divertida. Tiene una capacidad extraña de poder dibujar, a partir de su vida y su experiencia propia, retratos y narraciones que tienen que ver con la vida de todas las demás, con la vida en un plano que ni es particular, ni se ahoga en lo universal. Cuando Marga Alonso habla, de alguna manera está hablando de ti, de mí.

En su libro Nacida con AMC (Artogriposis Múltiple Congénita, una enfermedad rara), Alonso va explicando el camino recorrido desde sentirse rara, perdida, sola, a saberse discriminada en un mundo que no está pensado para ser diferente. A entender que el problema no es ella ni su cuerpo, sino las barreras que no tienen en cuenta cuerpos como el suyo, con una movilidad diferente a la convencional.

Hay muchas frases de Alonso que podría firmar sin duda. Por ejemplo que “para yo ser yo, pensar libremente, y actuar en consecuencia, necesito aceptar mi condición humana."

Con luces y sombras: las contradicciones internas

Para el filósofo Achille Mbembe, la condición humana elemental es la pluralidad. Una pluralidad que, cuando cruzo en mi mente a Alonso y a Mbembe, me recuerda que la diversidad tiene muchas dimensiones.

Una de ellas es la interior, la que habita en todos y todas. Nadie está constituido de una dimensión única, por mucho que tratemos de encontrar una cierta coherencia. Todo el mundo está lleno de contradicciones, de luces y sombras, pensamientos y deseos entrecruzados y enmarañados. Para pensar y vivir libremente hay que aceptar nuestra condición humana, la distancia entre lo que desearía ser y lo que soy, entre lo que me gustaría hacer y lo que creo que debo hacer. Entre mis impulsos, mi vida y mi compromiso con el mundo.

Pero la pluralidad apunta también al entorno. Si la condición humana esencial es la pluralidad, al rechazarla, rechazamos la posibilidad misma de ser humanos. La pluralidad, sin embargo, es un espacio difícil de habitar cuando todo nos dice que debemos unificarnos o competir. No hay más opciones. O somos todos exactamente iguales, o tenemos que decidir, de inmediato, quién es mejor, qué forma de ser es preferible y tratar de imponer la propia en una competición sin sentido y sin fin. Es la guerra cotidiana que libramos con el entorno: desde los más mínimos detalles hasta los grandes conflictos.

Plural, no opuesto

Sobre esa pluralidad humana también reflexiona Alonso. “Mi vida es mía, pero también es producto de las vidas que me rodean. Soy la primera responsable hoy, pero no la última".

La pluralidad, la alteridad nos construye. Y nos construye precisamente en esa relación que sustenta la diferencia entre lo que es y lo que tiene enfrente, en una construcción que no necesita ser en oposición, sino en pluralidad. Lo plural, pues, viene a ocupar el espacio de lo opuesto. Porque lo plural, precisamente por ser lo distinto a mí, es lo que me constituye.

Claves para ser más tú mismo

La normalidad es una convención, un acuerdo social tácito, transmitido y asentado por la costumbre, las modas, los hábitos. El problema de la normalidad es que se impone como verdad absoluta y como única posibilidad “correcta” de existir, generando así muchas violencias.

Desde la perspectiva cultural, el antropólogo Marvin Harris lo explica de la siguiente manera: “El etnocentrismo es la creencia de que nuestras propias pautas de conducta son siempre naturales, buenas, hermosas o importantes, y que los extraños, por el hecho de actuar de manera diferente, viven según modos salvajes, inhumanos, repugnantes o irracionales. Las personas intolerantes hacia las diferencias culturales, normalmente, ignoran el siguiente hecho: si hubieran sido endoculturados en el seno de otro grupo, todos estos estilos de vida supuestamente salvajes, inhumanos e irracionales serían ahora los suyos”.

Esta misma centralidad se traslada a todos los aspectos de la vida: los gustos, la orientación sexual, las ideas políticas… Es imprescindible, pues, situar nuestras creencias e identidades en contexto y ser conscientes de que, en otro contexto o con otro recorrido vital, posiblemente nuestras verdades serían diferentes.

4 referencias para pensar sobre la diversidad

Para seguir reflexionando os proponemos unas cuantas obras.

Para entender la mirada de los demás.

La autobiografía de Angela Davis fue publicada en 1974, cuando Davis tenía solo 28 años. Cuenta su infancia en la Alabama segregada, donde estaba prohibido por ley que personas blancas y negras tuviesen cualquier relación que no fuese monetaria, su posterior ingreso en el partido comunista en una época en que el comunismo estaba perseguido y, finalmente, su juicio político en el que se arriesgó a la pena de muerte.

La narración de Davis nos recuerda que las leyes son humanas y que, si son injustas, hay que cambiarlas. Nos recuerda, además, que para cambiarlas tenemos que unirnos, tenemos que salir del propio centro para entender la mirada de los demás. Entender que la verdad está compuesta de infinitos fragmentos de verdad.

Autobiografía. Angela Davis. 1974. Ed. Capitán Swing (2016).

Los que parecían locos ahora son cuerdos.

En la película de Lars von Trier Melancolía se narra la historia de dos hermanas en los últimos momentos de la Tierra, cuando el planeta Melancolía está a punto de colisionar con el nuestro. Justine, la díscola que no ha sabido vivir en paz, afronta el fin de la vida con tranquilidad y agradecimiento. Claire, sin embargo, que ha decidido vivir como se esperaba de ella, no puede soportar la idea del fin de la existencia.

Melancolía. 2011. Entre el drama y la ciencia ficción. Escrita y dirigida por Lars von Trier.

Porque al final todos somos raros.

La maravillosa serie televisiva Transparent se inicia con un detonante: Maura Pfefferman, una mujer trans que ha vivido toda su vida como hombre, ejerciendo de profesor académico y patriarca de familia, decide visibilizarse una vez jubilada y contarle al mundo su verdad. Podríamos pensar que esta es la base de toda la historia, sin embargo, queda diluida en una comedia de enredos donde todos los personajes van dejando salir sus propias particularidades, conflictos internos, secretos y dudas para demostrar que, al fin, “raros” somos todos.

Transparent. Serie de televisión por Intenet, creada por Jill Soloway y producida por Amazon Studios en 2014.

Autoaceptación y aceptación social.

Descifrando Enigma es una película que explica la historia de Alan Turing, el padre de los ordenadores y el genio que logró descifrar el encriptado del ejército nazi durante la segunda guerra mundial. Pero a pesar de todos sus logros a favor de la humanidad, Turing acabó siendo condenado por su homosexualidad y llevado al suicidio a la edad de 41 años.

Descifrando Enigma. 2014. Biopic bélico dirigido por Morten Tyldum.

Artículos relacionados

También te interesa