Potencia tu imaginación

3 técnicas para ser más creativos

El talento no es solo patrimonio de unos pocos: todos podemos sacar a la luz el genio que llevamos dentro si desarrollamos nuestra creatividad.

Beatriz Vera

técnicas creatividad

16 de agosto de 2018, 09:00 | Actualizado a

La creatividad es una de las características humanas más valoradas y reconocidas por la sociedad. No se encumbra ni se premia a la persona feliz ni al optimista, pero sí a la persona creativa. Son numerosos los galardones y los reconocimientos destinados a los que encuentran soluciones ingeniosas a problemas difíciles o a quienes son capaces de alumbrar novelas, películas y obras de arte de gran sensibilidad.

¿Qué tienen en común Thomas Edison, Isaac Newton, Miguel de Cervantes, Salvador Dalí, Bill Gates o Steven Spielberg? Les reconocemos con facilidad, pues han brillado por su ingenio y su capacidad creadora en muy diversos campos de la ciencia, las artes y la tecnología.

El hombre primitivo que descubrió el fuego lo hizo utilizando su creatividad. La bombilla, el teléfono, la penicilina, la energía nuclear... los grandes inventos de la humanidad han nacido de la mente creativa de personas que tuvieron una idea revolucionaria y se atrevieron a llevarla a cabo.

En ocasiones, la creatividad nos permite tomar elementos conocidos y combinarlos de una manera original, mientras que, en otras, se manifiesta como la habilidad de crear de la nada algo innovador.

Lo creativo va asociado a un tipo de pensamiento divergente que nos permite romper continuamente los esquemas de la experiencia. La mente creativa está en constante funcionamiento y se cuestiona aspectos que, por lo general, están aceptados y tomados como válidos socialmente.

Técnicas de creatividad: ¡abre tu mente!

Las personas que destacan por su talento creativo...

  • Tienden a abrir su mente a nuevas experiencias.
  • Su pensamiento suele ser más flexible y tolerante con la ambigüedad.
  • Resisten mejor la frustración.
  • Son personas muy independientes, con altos niveles de motivación y especialmente sensibles y receptivas.
  • Además, por lo general, se encuentran cómodas asumiendo riesgos.

Pero el proceso creativo no es solo patrimonio de grandes artistas, científicos y genios. Todos nacemos con capacidad creativa y, como todas las cualidades humanas, la creatividad puede desarrollarse y mejorarse.

Ala hora de potenciar y desarrollarlas propias habilidades creativas, podemos recurrir a sencillas técnicas de pensamiento, como estas que presento a continuación y que podemos practicar de forma individual o en grupo.

Seis sombreros para pensar

Desarrollada por el psicólogo Edward de Bono, es de gran utilidad a la hora de resolver un problema, pues permite afrontarlo desde diferentes puntos de vista y llegar a soluciones creativas. Utilizando esta técnica, el pensamiento se expande en toda su amplitud.

Imaginemos que tenemos seis sombreros de colores diferentes. Cada uno representa una manera concreta de abordar un problema, un estilo de pensamiento distinto. Ahora, imaginemos que nos los colocamos sucesivamente en la cabeza e intentamos encontrar soluciones al problema pensando única y exclusivamente como nos indica el sombrero que tenemos puesto.

  • Sombrero blanco: nos centramos solamente en los datos disponibles.
  • Sombrero rojo: utilizamos la intuición, los sentimientos y las emociones.
  • Sombrero negro: somos cautelosos y resaltamos los aspectos negativos del problema.
  • Sombrero amarillo: pensamos en positivo y encontramos los beneficios.
  • Sombrero verde: utilizamos un pensamiento creativo, abrimos nuestra mente a asociaciones que normalmente no haríamos. Improvisamos, usamos la imaginación.
  • Sombrero azul es el sombrero de cierre. Resumimos y establecemos nuestras propias conclusiones con relación al problema.

Mapas mentales

El psicólogo Tony Buzan elaboró, a mediados de los años setenta, una poderosa idea para potenciar la creatividad mental: el mapa mental, una herramienta que nos permite estimular y organizar nuestras ideas en tomo a problemas concretos de una forma gráfica y descriptiva.

El resultado final de esta representación sobre el papel es una especie de célula con muchas ramificaciones que simbolizan diferentes hilos de pensamiento.

Para poner en práctica el mapa mental, debemos escribir en el centro de una hoja de papel la palabra que defina el asunto principal que queremos analizar. También podemos hacer un dibujo. A continuación, es necesario ir añadiendo todas las ideas que relacionamos con esa palabra central, utilizando líneas y ramificaciones de tamaños, formas y colores distintos.

Si lo queremos hacer más fácil, existen programas informáticos que permiten realizar mapas mentales directamente en la pantalla del ordenador.

Lluvia de ideas

Otra técnica para avivar el ingenio es el brainstorming, o la lluvia de ideas, desarrollada por el publicista Alex Osborn en los años treinta. Esta herramienta es especialmente útil para trabajar en grupo, ya que es realmente sencilla y efectiva. Podemos aplicarla cuando, con un grupo de amigos o los compañeros de trabajo, queremos solucionar un problema o poner en marcha un proyecto.

La lluvia de ideas consiste en decir y apuntar todas las ideas que se nos vayan ocurriendo, sin ninguna barrera. Toda crítica está prohibida y cualquier aportación será bienvenida.

  • Es necesario marcarse un tiempo de trabajo; la meta será obtener tantas ideas como sea posible, cuantas más se expongan, mejor.
  • Podemos comenzar con un calentamiento previo anotando, por ejemplo, objetos que se pueden comprar en una papelería.
  • Una vez hayan surgido todas las ideas, podemos empezar a trabajar con ellas, matizando y mejorando algunas y desechando otras, con la participación de todos los miembros del grupo.
  • También podemos agregar nuevos conceptos que se nos vayan ocurriendo.
  • Se trata de ir puliendo todas las ideas que hayamos generado hasta quedamos con la mejor y la más completa.

Artículos relacionados