Conócete

TEST: ¿Eres una persona muy maniática?

El siguiente test desvela hasta qué punto te obsesionan las pequeñas eventualidades de la vida o en qué medida puedes vivir tranquilo en medio del desorden.

Vanessa Gil

test persona maniatica

5 de junio de 2018, 17:33 | Actualizado a

Imagina que te dejan, por primera vez, al cuidado de un cachorro. Solamente serán unos meses, pero como tu casa es muy pequeña, te planteas cómo educarle para pasar esa temporada de la mejor manera posible.

  1. Lo primero que necesita el cachorro es un lugar donde estar. ¿Qué estancia de tu casa eliges: el baño, la cocina, el salón, tu habitación o el balcón?
  2. El perrito, en su vitalidad y aburrimiento, comienza a destrozar cosas mientras tú no estás en casa. ¿Cómo reaccionas? ¿Le sigues de cerca cuando estás con él? ¿Le dejas atado todo el tiempo? ¿Tiras sin más las cosas rotas y compras otras nuevas?
  3. Llega la hora del paseo. ¿Qué medidas de seguridad adoptas: no le quitas la correa o se la quitas solo en lugares controlados?
  4. Durante el paseo, el cachorro, emocionado, comienza a lamer sin control y a mordisquear a otros perros. ¿Cómo te sientes: avergonzado o crees que es algo normal?
  5. El dueño de otro perro que has conocido en el parque es adiestrador y te propone entrenar al cachorro. ¿Qué le respondes?
  6. Llega el momento de devolver el perrito a su dueño. ¿Cómo vives ese momento: apegado, porque te encariñaste, o aliviado, porque tu casa es muy pequeña para los dos?

Valoración

El animal en esta metáfora es la parte instintiva e incontrolable de tu personalidad. El hecho de que sea un cachorro significa la vulnerabilidad que experimentas hacia las manías, como una parte especialmente sensible y desprotegida de tu ser.

Por otro lado, la razón de que el cachorro no sea tuyo da a entender que tus manías no son en realidad algo estructural de tu personalidad sino algo que adoptas del exterior.

  1. El lugar que le asignas indica tu tolerancia a las incomodidades físicas que algunas circunstancias te ocasionan . Quizá tu habitación no sea el lugar más indicado para satisfacer las necesidades del perrito, pero si has elegido el balcón, es posible que tus manías relacionadas con este tipo de incomodidades sean excesivas.
  2. Tu respuesta refleja tu relación con el orden y el valor del dinero. Si no dejas al perrito ni un instante solo, probablemente soportas con dificultad el desorden de los demás. Si conservas los objetos que el cacharro ha destrozado, tal vez seas una persona a la que le cuesta desprenderse de los objetos inútiles, incluso cuando estos no tienen un valor sentimental. O tal vez te cuesta gastar, porque consideras que el dinero es algo que hay que acumular en previsión de catástrofes futuras.
  3. La manera de cuidar lo que consideras débil ilustra tu modo de percibir el mundo y la forma en que te expones a ti mismo a sus posibles peligros. Puede que seas excesivamente precavido y que eso reste espontaneidad y cierta aventura a tu vida.
  4. La expresión de la emoción del cachorro refleja tu tolerancia respecto a temas morales. ¿Eres demasiado inflexible con las faltas de conducta ajenas? ¿Piensas que podrías mejorar tu comprensión de los errores de los demás y que esto, al mismo tiempo, redundaría en una mejor aceptación y liberación de ti mismo?
  5. En este caso, manifiestas tus particularidades relacionadas con el recelo a delegar tareas en otros. ¿Sientes que no puedes confiar en nadie porque crees que la mejor forma de hacer las cosas es la tuya? ¿Te irritas fácilmente cuando los demás no ven la solución a un problema?
  6. El momento de devolver el animal expresa tu relación con tus manías. Puede que te apegues a ellas y que hayan casi llegado a formar parte de tu identidad o, al contrario, tal vez estás en proceso de abandonarlas, pues comprendes que no tienen cabida en un proceso de crecimiento personal.

Etiquetas:  Tests Autoconocimiento