Cuida tu pelo

Tu cabello es una extensión de tu sistema nervioso

Aunque no lo sepas, tu pelo es reflejo de tu sistema nervioso. Su aspecto, la densidad, el tacto... pueden ser un reflejo de tu estado emocional. ¿Qué dice tu pelo de ti?

pelo neuronas sistema nervioso

19 de agosto de 2018, 09:00 | Actualizado a

El pelo es una extensión del sistema nervioso, que a modo de “nervios exteriorizados”, “hilos sensitivos” altamente evolucionados o “antenas” transmiten una enorme cantidad de información al cerebro, al sistema límbico y neocórtex. El pelo también transmite energía electromagnética hacia el medio ambiente.

Un estudio realizado durante la Guerra de Vietnam comprobó cómo los hombres, seleccionados en reservas indias por el ejército americano, perdían sus altas capacidades a la hora de percibir peligros o de ubicarse en el terreno tras sus cortes de pelo militares. Decían que ya no podían “sentir” al enemigo, ni acceder a su “sexto sentido”.

¿Te has fijado qué te pasa cuando te cortas el pelo, o te quitas la barba? ¿Cambian tus sensaciones? ¿Te vuelves más sensible? Obsérvate y descúbrelo.

El estrés se ve en tu cabeza

Quizás se te cae el pelo por tu genética, pero la mayoría de alopecias son de causa psicológica. El estrés por sí solo es condición suficiente para provocar la pérdida de cabello. Así lo demuestra un estudio publicado por la revista European Academy of Dermatology and Venerology. La buena noticia es que, según los expertos, en el 80% de los casos, tras superar el estrés, el cabello se recupera también.

También las canas se asocian, según estudios en ratones, a estrés. Y la caspa es también, la mayor parte de las veces, otra muestra de estrés, ansiedad y fatiga.

Cuídate por dentro, disfruta de cada momento y aleja el estrés.

5 claves para cuidar tu pelo con menos tóxicos

1. Usa cosmética natural

¿Sabías que lo que ponemos en el pelo puede acabar en el interior del cuerpo? Incluso hay sustancias que afectan al sistema nervioso. Cuida tu pelo, sin dañarte.

2 Sin detergente sintético

En los champús convencionales es muy común, lo encontrarás como “Sodium laureth sulfate”, y es responsable de la innecesaria espuma abundante a
la que estamos tan acostumbrados.

3. Sin amoníaco

Los tintes convencionales pueden resultar alergénicos. Además se estudia su relación a algún tipos de cáncer. Opta por los ecológicos (o al menos 100 %
vegetales como la Henna).

4. Sin parabenos

En las etiquetas verás que empiezan por methyl-, ethyl-2, propyl- y acaban en paraben. Estos compuestos llegan a la sangre, donde actúan como disruptores hormonales.

5. Siliconas

En los anuncios prometen un pelo maravilloso al instante, pero lo recubren de grasas que te hacen creer que está fantástico.

Lo que necesita tu cabello es tiempo para recuperarse y productos más sanos.

Tu pelo y la luna

Tu cabello (y el resto de tus pelos) reciben su influencia, como las mareas y las cosechas. Ten en cuenta el calendario lunar antes de cortarlo.

  • Luna nueva. Observa que en esta fase, las fibras capilares se debilitan y se cae más.
  • Cuarto creciente. Cortar tu pelo en esta fase hará que crezca más rápido y fuerte.
  • Luna llena. Al cortarlo justo ahora crece más sano, abundante, brillante y fuerte.
  • Cuarto menguante. En cambio, si eliges cortar ahora, verás que no crece tan rápido.

Etiquetas:  Salud Bienestar Biología

Artículos relacionados