Mejor sexo

10 claves para recuperar el deseo en la pareja

Volver a encender el deseo en una relación distanciada es una tarea compleja. Para ello tenemos que amar sin dependencias, mostrándonos como somos.

Javier Muro

recuperar deseo

24 de mayo de 2018, 18:39 | Actualizado a

Si el vínculo afectivo con nuestra pareja es adulto –es decir, –, el sexo se convierte también en "sexo adulto", capaz de crecer y evolucionar con la pareja más allá de los tópicos y las rigideces.

El sexo es para gente adulta, pero adulta de verdad

Aunque parezca una paradoja, para poder seguir juntas, muchas personas necesitan aprender a independizarse del otro, a ser adultas. Si tienen depositada su validación como personas y la satisfacción de sus necesidades exclusivamente en el otro, poco a poco van dejando de expresar lo que son para amoldarse a 1o que el otro espera de ellos.

La relación acaba por asfixiar su verdadera personalidad y sus verdaderos deseos y, por lanto, también el deseo sexual acaba por desaparecer.

Dos personas difícilmente van a estar siempre de acuerdo y acabarán cansándose de acomodarse al otro. En vez de desgastamos en eso, podemos centrar nuestra energía en crear un tipo de intimidad adulta, y eso significa dejar de buscar aprobación.

Lo que necesitamos es reconocimiento. Necesitamos que la persona a la que amamos nos reconozca tal como somos.Y para eso, debemos empezar por atrevernos a mostrarnos tal como somos

¿Perder el deseo para salvar la relación?

Pero precisamente este proceso es el que muchas veces se evita por miedo a las discrepancias con el otro y a la posible pérdida de la relación; y el precio que se paga por evitar sentir ese miedo suele ser alto, porque es justamente la pérdida del deseo.

El sexo es un lenguaje que habla de nuestro interior; y en ese ámbito profundo de la pareja es donde se halla su reparación, nunca al revés, como muchas veces se pretende.

10 claves para que vuelva el deseo

Lo importante es no separar lo que pasa en la cama de lo que pasa en la dinámica emocional de la pareja; los problemas en la sexualidad no se encaran simplemente con Viagra, lencería o renovando el repertorio de posturas.

Tener en cuenta estos diez puntos puede ayudar a recuperar el deseo y mejorar la relación:

1. Lo positivo de la crisis

Una crisis -grande o pequeña- del deseo no tiene por qué ser el principio del fin sino el primer paso para empezar a trabajar en cuestiones personales, asignaturas pendientes que puedes tener aparcadas, facetas tuyas que has descuidado. En ese sentido, la crisis en la sexualidad puede ser una bendición.

2. Exprésate con total libertad

Uno de los primeros puntos para hacer madurar tu relación, y con ella tu sexualidad, es que aprendas a decir lo que sientes o piensas, más allá de cómo preveas que va a reaccionar el otro. Al principio, puede resultar muy incómodo, pero solo es cuestión de práctica y de aprender a gestionar esa situación de posible divergencia.

Expresando claramente tu parecer, dejarás claro quién eres, esto es, una persona independiente que tiene mucho que ofrecer al otro.

3. Deja que el otro se exprese

Del mismo modo que tú pretendes expresarte con libertad, también debes permitir que el otro se exprese de la misma forma. Demos la bienvenida a cualquier discrepancia o diferencia de criterio. Una relación de pareja se parece más a "hacer algo junto a..." que a "hacer algo igual o como...".

4. Abandona los automatismos

Si llevas muchos años actuando de acuerdo a una concepción irreal y utópica de la pareja –la de la unión completa–, es bueno que vayas dejando de emplear ciertas respuestas automáticas: enfados y reclamaciones que te surgen casi espontáneamente.

Detener esas reacciones puede ser tan fácil como respirar profundamente unas cuantas veces. Después podrás abordar con mucha más facilidad las situaciones emocionales comprometidas. Va bien pensar que la pareja no quiere atacarte, simplemente es diferente y lo manifiesta. Ya verás que, con un poquito de práctica, tu respuesta no será automática y, por lo tanto, será más constructiva.

5. Pruébate a ti mismo

Examina con detenimiento qué esperas habitualmente que tu pareja haga por ti y sobre ello, determina qué podrías hacer tú por tu cuenta. Y no me refiero a tareas domésticas, sino a cuestiones emocionaies: por ejemplo, alabanzas o aprobaciones; esto es, afirmaciones de tu propia autoestima que notes que sueles buscar en tu comunicación habitual con tu pareja. Si es así, procura ser tú el que se apruebe.

6. Expande tus límites

Cada vez que sientas que tu vida de pareja no es tan satisfactoria como debiera, piensa que se debe a que tienes que mejorarte a ti mismo. Esa insatisfacción te servirá de motor de cambio personal.

No hay mejor afrodisíaco para el otro que ver que creces como persona, que expandes tus límites, que hay más de ti por conocer.

7. Abre espacios propios

Crea espacios exclusivos para tu vida personal. Programa actividades para hacer con tus amigos, tu familia o tus compañeros de trabajo. Estos periodos os servirán para que quede ciaro que cada uno de vosotros tiene una vida aparte en la que realizarse. Verás que estas separaciones periódicas mejorarán vuestra intimidad.

8. Declara tu independencia

Hay algo que el creador de la Gestalt, Fritz Perls, en la década de los setenta, hacía recitar en sus talleres como si de una oración se tratase. Creo que aún sigue siendo de actualidad y de gran utilidad. Las parejas deben mirarse fijamente a los ojos mientras pronuncian los siguientes versos:

Yo soy yo

Y tú eres tú

No estoy en este mundo para llenar tus expectativas

Y tú no estás en este mundo para llenar las mías

Yo soy yo

Y tú eres tú

9. Habla con sinceridad

Después podéis hablar francamente de vosotros mismos y si os apetece, practicar el sexo mirándoos a los ojos. Es muy posible que ahora empiecen a hablarse vuestras almas. Hay algo que es importante tener presente y es que las parejas sólidas y profundas suelen tener algo en común: en algún momento, uno de ellos dos estuvo dispuesto a arriesgarse y decirle al otro lo que pensaba.

10. Celebra con tu pareja el amor

Los símbolos tienen mucha fuerza en nuestra psique y podemos usarlos a nuestro favor. Algunas parejas realizan periódicamente actos que les recuerdan que se escogen libremente como compañeros, que se aprueban como amantes y que no por estar casados o vivir juntos basta para estar satisfecho el uno con el otro.

Celebrad vuestro aniversario de alguna forma que exprese que os volvéis a unir porque así lo deseáis.

Artículos relacionados