Amor en construccion
Coral Herrera
Escritora
Coral Herrera

Haz el amor, no la guerra

Autoboicot en el amor: ¿por qué te lo pones tan difícil?

Nos ponemos palos en las ruedas y nos empeñamos en tropezar siempre con la misma piedra. Estas son las causas de nuestro autoboicot romántico y cómo parar.

autoboicot amor

A veces pasa que en medio del romance, te das cuenta de que con esa persona no vas a ser feliz. Pero en lugar de facilitarte las cosas y dejar esa relación, sigues en ella: te haces autoboicot a ti misma, probablemente porque le das prioridad al romance, no a tu bienestar ni a tu felicidad. Es decir, quieres vivir tu historia de amor aunque sea sufriendo, pero ni se te pasa por la cabeza que sin pareja estarías mucho mejor.

Esta es una forma de boicotearse muy común en las mujeres, porque no nos cuidamos ni nos demostramos amor a nosotras mismas cuando nos enamoramos, ni nos preocupamos por nuestra salud mental, emocional y física. Sin embargo, sufrir por amor duele mucho, y deja en nosotras una huella imborrable.

Nos afecta a todos los niveles, y nos impide disfrutar de los demás afectos y de nuestras propias pasiones, porque lo inunda todo. Nos limita, nos atrapa, nos deprime: sufrir no es gratis, tiene un coste muy elevado para todas nosotras.

Por eso hay que intentar ahorrarse el sufrimiento, y rodearse solo de buenas compañías: gente amorosa y comprometida que sepa quererte bien y que sepa disfrutar del amor.

Otras veces pasa que te enamoras de alguien, alguien se enamora de ti, surge la chispa, y todo se incendia. Pero en lugar de disfrutar de la pasión, nos ponemos muros y obstáculos al amor.

Nos da por el drama, por negarnos a nosotras mismas nuestros sentimientos y nos autoreprimimos. Nos cortamos las alas para volar, nos morimos de miedo, empiezan los problemas, y no hacemos otra cosa que sufrir, y hacer sufrir a la otra persona. Es curioso como a veces aunque se den las condiciones para estar bien, preferimos estar mal.

Sucede por ejemplo con las parejas que acaban de unirse y se colocan inmediatamente en la estructura de la pareja con celos. No acaban ni de empezar, y ya están inventando infidelidades, generando sospechas, ejerciendo la vigilancia, reclamando más atención, haciendo reproches, y convirtiendo la relación en un infierno.

Hay parejas que tienen una breve luna de miel, y después ya entran en la clásica rutina de las parejas en guerra, con sus luchas de poder, su afán por dominarse mutuamente, sus peleas y sus reconciliaciones. Hay otras parejas que ni son capaces de disfrutar de la luna de miel, y pasan directamente a la estructura de la pareja en guerra.

¿Por qué nos autoboicoteamos en el amor?

Muchas veces sucede que creemos que no nos merecemos ser felices. Soñamos con poder serlo, pero cuando la felicidad llega, no sabemos cómo vivirla.

En todos los relatos de nuestra cultura, los héroes y las heroínas sufren. Todos atraviesan un valle de lágrimas para alcanzar el paraíso, por eso creemos que para llegar a ser felices primero tenemos que sufrir.

1. Cuestión de autoestima

Además, está la culpa: ser felices parece cosa de egoístas. Disfrutar de la vida se hace difícil cuando creemos que no somos dignas de ser amadas, que no somos lo suficientemente sexys, atractivas, guapas, que no valemos nada y que en cualquier momento la persona que se ha fijado en ti va a dejar de sentir deseo por ti.

Se trata de nuestra autoestima: nos sentimos poco merecedoras de ser amadas porque nos vemos imperfectas, porque no nos acabamos de aceptar y querer tal y como somos, y nos cuesta creer que alguien de fuera si nos acepte y nos quiera tal y como somos. A veces la guerra contra nosotras mismas es tan intensa que nos castigamos y nos prohibimos la posibilidad de vivir una historia de amor bonita.

2. Misoginia interiorizada

No es fácil entender por qué ese castigo: creo que es porque hemos interiorizado la misoginia del patriarcado. Las personas que odian a las mujeres nos quieren deprimidas, amargadas, perdidas, confundidas, inseguras, miedosas, frustradas, y en guerra contra nosotras mismas. Y nosotras sin darnos cuenta interiorizamos ese odio.

Es una forma de maltrato que no somos capaces de ver desde dentro, porque no lo identificamos como tal: nos creemos que la violencia viene siempre desde fuera.

3. Vamos preparadas para la guerra

Tenemos tan interiorizada la idea de que amar implica sufrir inevitablemente, que nos cuesta mucho empezar una relación desde el placer y desde el disfrute. No nos podemos creer que todo vaya tan bien, esperamos el momento en el que tenemos que despertar de nuestro “sueño”, creemos que se acabará más temprano que tarde.

Anticipamos el sufrimiento porque de alguna manera cuando nos enamoramos nos sentimos desarmadas, vulnerables, en desventaja, especialmente si la otra persona no siente lo mismo o no siente con la misma intensidad que nosotros.

Como en nuestra cultura el amor es una guerra, en cuanto nos enamoramos nos preparamos para la batalla contra el otro. Para que no nos dominen, para que no nos utilicen, para que no nos engañen, para que no jueguen sucio. Para que no nos limiten la libertad, para que no nos hagan daño; vamos al amor con sistemas defensivos a la vez que sentimos ilusión por la historia de amor que empieza.

Es una de las formas más comunes de autoboicotearse: relacionarse con la pareja o con los demás desde el miedo. El miedo al rechazo, el miedo a que se enamoren de nosotros, el miedo a que no se enamoren, el miedo a que nos mientan y nos traicionen, el miedo a que nos rompan el corazón, el miedo a ser abandonadas, el miedo a no estar a la altura… el miedo no nos deja disfrutar, nos hace presos de la desconfianza. Y comenzar una relación desde la desconfianza supone tener a la otra persona como enemiga, bajo el foco siempre de la sospecha.

4. Una cultura centrada en sufrir

Nuestra cultura está obsesionada con el sufrimiento. Las canciones populares no son de amor, son de desamor. Muchas están plagadas de lamentos, reproches, acusaciones, amenazas, chantajes emocionales: son canciones de despecho, de desahogo, de dolor. Casi ningún artista le canta al amor feliz.

Cómo dejar de boicotearnos

Cuando tomas conciencia de las formas en que te boicoteas a ti misma y a la otra persona, es más fácil romper con la dinámica del sufrimiento: hay que darse permiso para disfrutar del amor el tiempo que dure, hay que hacerse la vida más bonita y más fácil a una misma, y a los demás.

Tenemos derecho al placer, a la felicidad, a estar bien: disfrutar es un asunto político, porque el patriarcado nos quiere en guerra contra nosotras mismas. Así que gozar es un acto subversivo muy feminista: cuanto más disfrutemos del amor y de nosotras mismas, más felices somos, y menos fuerza tiene el patriarcado sobre nosotras.

Paremos el autoboicot: nos merecemos todo lo bueno que pueda pasarnos.

Artículos relacionados

suscribete Octubre 2017