Infancia

Complacer a todo el mundo te destruye

Complacer a todo el mundo te destruye

Ser niñas buenas, bonitas y obedientes socialmente está bien visto, pero, emocionalmente conlleva consecuencias muy perniciosas. ¿Podemos librarnos de esta pesada losa?

De víctimas a verdugos

De víctimas a verdugos

La normalización de la violencia hacia los niños (como el famoso "cachete educativo") es una condena para ellos y para todos, porque así perdurará generación tras generación.

Los niños estaban solos

Los niños estaban solos

Este bonito cuento de Jorge Bucay nos recuerda todo el poder que tenemos de niños. Las personas adultas nos protegen... pero también pueden limitarnos.